• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

¿Cómo pueden algunos niños superar el miedo al agua?

26/05/2019

Para superar el miedo a entrar en el agua, los niños deben ir ganando confianza progresivamente. De esta manera irán perdiendo el miedo y podrán disfrutar del agua como una experiencia divertida.
Cuando llega el verano, las piscinas y las playas se llenan de familias con niños que desean jugar en el agua horas y horas. Sin embargo, para algunos menores, pensar en el agua ya les produce escalofríos. Para conseguir que pierdan el miedo, deben tener ayuda para adaptarse al agua de forma progresiva, y nunca deben ser obligados a lanzarse a ella si no quieren.

A continuación os proponemos algunos consejos para ayudar a los niños a perder el miedo al agua:

  • Proporciónales seguridad : para vencer el miedo es necesario que el niño se sienta seguro dentro del agua. Por eso, sus primeros contactos se deben realizar siempre acompañado de un adulto, ya que le servirá al niño como punto de apoyo y protección ante cualquier susto que pueda sufrir.
  • Adaptación progresiva : el contacto con el agua debe hacerse poco a poco. En lugar de poner de golpe al niño dentro del agua, es más recomendable jugar con él alrededor de la piscina o en la orilla de la playa (o incluso poniendo sólo los pies) para que vaya cogiendo confianza con el entorno y note las primeras sensaciones.
  • No obligarle : forzarlo a bañarse o castigarlo por no ponerse en el agua es un mal método, sólo servirá para aumentar el rechazo del niño hacia el agua y así incrementar su miedo.
  • Ayudarle con accesorios : flotadores, burbujas, churros y otros complementos son algunos de los instrumentos acuáticos que pueden proporcionar al niño sentirse más seguro. Hay que enseñarles que con estos instrumentos podrán seguir flotando. Previamente hay que revisar siempre que los productos cumplan las condiciones de seguridad.
  • El agua como juego : a través del juego se puede conseguir que los niños pierdan el miedo al agua y la perciban como algo divertido y no como una amenaza.

¿Qué causa el miedo al agua?

La mayoría de los niños se sienten atraídos por el medio acuático y se divierten con todas las opciones de diversión que ofrece el agua. A otros niños que sienten más bien pánico les puede suponer un problema a medio y largo plazo, ya que les impedirá aprender a nadar y de esta manera se incrementarán los riesgos y los peligros de no saber desenvolverse correctamente en el medio acuático.

El rechazo al agua responde a los mismos miedos que ante el aprendizaje de cualquier habilidad. En algunos casos el miedo viene determinado por una inseguridad física, en otros por el miedo a amenazas psicológicas fundamentadas en sus propios temores, de alguna experiencia negativa o incluso de alguna práctica pedagógica no adecuada al inicio del aprendizaje de la natación.

Aprender a disfrutar del agua desde que son bebés

Si el niño aprende a desenvolverse en el medio acuático desde que es un bebé, es mucho más probable que no tenga aversión al medio acuático. Cuando son bebés es importante que cuando lo ponemos en el agua, ese momento se convierta en una experiencia agradable. Te explicamos cómo:

  • Evita las temperaturas muy altas o muy bajas.
  • Si los bañas en la bañera, procura llenarla a un nivel de agua adecuado, de manera que el bebé se sienta seguro.
  • Evita que los chorros de agua le vayan directamente al niño, ya que podría asustarse e inquietarse. Es preferible aclarar de forma suave con una esponja.
  • Haz del baño un momento agradable y divertido. Cantar, poner música, jugar, etc. son maneras de hacer del baño una experiencia divertida.
  • Siempre con la presencia de un adulto, se les puede animar a bucear en la bañera siempre y cuando haya poca agua. Si sumergen la cabeza desde pequeños les estaremos acostumbrando a contacto del agua y se inician así con la respiración acuática.

 

Fuente : http://www.consumer.es/web/es/bebe/bebes/1-2-anos/2012/04/18/208624.php

 

Comparte