• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

¿Cómo son las primeras visitas al pediatra?

14/05/2019

El primer año de vida es especialmente importante en el crecimiento y desarrollo de un niño, por eso durante este periodo las visitas al pediatra serán más frecuentes que en otras etapas de la vida.

De forma habitual, la primera visita se realizará en la primera semana de vida, centrándose en la correcta alimentación y ganancia de peso, y comprobando que se hayan realizado las pruebas de detección de sordera y enfermedades del metabolismo. Posteriormente, continuarán una serie de controles según el calendario de atención al niño sano (habitualmente cada 1-3 meses), muchas veces coincidiendo con la administración de las vacunas. 

Estas primeras visitas al pediatra son muy importantes para conocer y forjar una relación de confianza con los profesionales que estarán al cargo del cuidado del niño durante los próximos años, tanto a nivel médico como de enfermería. A la vez, estas consultas deben servir para resolver cualquier duda e inquietud relacionada con el cuidado del bebé, no sólo preguntas médicas, sino también de otros aspectos generales del cuidado infantil: el sueño, el baño, la alimentación, etc. 

Es muy recomendable que ambos padres acudan a estas revisiones y, si no es posible, acudir con un acompañante que sirva de apoyo. 

El objetivo de estos primeros exámenes médicos es asegurar que el bebé está desarrollándose y creciendo de manera adecuada, que no presenta ningún problema de salud y, en caso de que exista, poder detectarlo lo antes posible. Para ello el pediatra evaluará diferentes aspectos:

  • Crecimiento: en cada visita se pesará al bebé y se medirá su estatura y el tamaño de la cabeza. Esto permitirá determinar la curva de crecimiento (percentiles) y saber si el bebé está creciendo adecuadamente.
  • Alimentación: una correcta alimentación es fundamental para el desarrollo y crecimiento del bebé. Tanto el pediatra como la enfermera os orientarán en las pautas de alimentación y técnica de lactancia cuando sea necesario. Además, a partir de los seis meses, se darán las indicaciones para empezar la alimentación complementaria. 
  • Desarrollo neurológico: el pediatra examinará los movimientos, los reflejos y el tono muscular del bebé, y valorará su desarrollo general: cuando empieza a sonreír, sostener la cabeza, manipular objetos, sentarse o caminar. 
  • Infecciones y vacunas: la fiebre y las infecciones, sobretodo las causadas por virus, son muy frecuentes en los primeros años de vida. El pediatra valorará si las infecciones son las habituales para la edad y dará pautas de tratamiento y prevención. Además, es muy recomendable seguir el calendario vacunal, ya que las vacunas protegen a los niños de enfermedades contagiosas que pueden tener complicaciones o secuelas graves.

También se realizará una exploración física de las distintas áreas:

  • Cabeza: la cabeza del bebé tiene unas zonas blandas, las fontanelas y las suturas, que corresponden a que los huesos de la cabeza no están cerrados completamente. El pediatra valorará si estas partes se cierran cuando deben y si la formación de los huesos de la cabeza es correcta; el punto de la parte posterior suele cerrarse a los dos o tres meses de vida, y el de la parte frontal aproximadamente a los 18 meses. También examinará que no haya deformidades en la cabeza, consecuencia de malas posturas (plagiocefalia postural) o por cierre inadecuado de estas suturas.
  • Oídos: las pruebas auditivas para saber si los oídos del bebé responden a los sonidos y si existe algún problema se realizan habitualmente en el hospital tras el nacimiento del bebé. En caso de no haberse realizado, el pediatra hará la derivación correspondiente. Además, en los controles el pediatra examinará si hay líquido o alguna infección en el oído, frecuentes en los primeros años de vida.
  • Ojos: el médico observará el seguimiento de los movimientos de cada ojo del bebé, utilizando un objeto brillante o una linterna para llamar su atención. Hasta los tres meses, no debe preocupar que tuerza un poco los ojos de forma ocasional. También realizará un examen del ojo para detectar cataratas y otros defectos. 
  • Boca: la revisión de la boca es necesaria para detectar infecciones. En los primeros meses de vida es frecuente que haya hongos en la lengua (muguet o candidiasis). También se observará la evolución de la dentadura; los primeros dientes suelen aparecer a partir de los 6 meses.
  • Corazón y pulmones: en todas las visitas el pediatra escuchará el corazón y los pulmones del bebé a través de un fonendoscopio, para asegurar que el ritmo y sonido del corazón son normales y que no existe dificultad respiratoria. El ritmo de la respiración y el corazón es más rápido en los bebés pequeños, y se va enlenteciendo a medida que crecen. 
  • Abdomen: en la primera visita se valorará el aspecto del cordón umbilical y se darán indicaciones para su cuidado; la caída del cordón ocurre habitualmente en las dos primeras semanas de vida, y siempre antes del mes de vida. En cada visita se valorará además el abdomen del bebé, asegurando que no hay dilatación ni masas anormales en los órganos. 
  • Genitales: los genitales se examinan en cada visita para detectar malformaciones o señales inusuales de infección. Si el bebé ha sido circuncidado,  se presta especial atención al pene, para asegurar que se cura correctamente. 
  • Caderas: en las primeras visitas, es importante valorar la articulación de la cadera para asegurar que no existe ninguna luxación y, en caso de que exista, detectarlo y tratarlo precozmente. 
  • Piel: el pediatra valorará que la piel tenga un color normal; en los primeros días o semanas de vida es muy frecuente que la piel se ponga amarilla (ictericia). También valorará si hay inflamación o infección de la piel (dermatitis) o si existen es lesiones o manchas (rojas, blancas, marrones…) y si necesitan algún estudio o tratamiento. 

Es muy importante detectar los problemas del desarrollo de un bebé lo antes posible, por eso son necesarias las revisiones frecuentes con el pediatra. 

Los primeros meses de vida de un bebé están llenos de cambios y novedades, y es normal que surjan muchas dudas. Ante cualquier pregunta sobre el desarrollo de tu bebé, consúltalo con tu pediatra.

Acceso al documento original:

¿Por qué mi bebé necesita ver al pediatra con tanta frecuencia? healthychildren.org, American Academy of Pediatrics, 2013. [Fecha de consulta:14/05/2019]

Servei de Pediatria de l'Hospital Sant Joan de Déu Barcelona

Servicio de Pediatría

Servicio de Pediatría

Mariona Fernández de Sevilla Estrach

Andrea Aldemira Liz

 

Comparte