Qué es y cómo funciona un banco de leche humana

16/02/2016

La leche materna es el mejor alimento para los recién nacidos y los lactantes durante los primeros meses de vida. Además de constituir una nutrición óptima, proporciona una protección frente a enfermedades infecciosas, previene frente a la enterocolitis necrotizante (sobre todo en recién nacidos prematuros) y favorece la maduración y el buen funcionamiento del intestino.

En caso de que el recién nacido sea prematuro, sobre todo aquellos de peso inferior a 1.500 g, la nutrición con leche materna es, además, una parte crucial de su tratamiento en las unidades de cuidados intensivos neonatales. 

Desgraciadamente, no todos ellos pueden recibir la leche de sus madres, ya sea porque no producen leche suficiente, porque sus madres tienen alguna enfermedad grave, porque estén recibiendo tratamiento con fármacos incompatibles con la lactancia o porque hayan fallecido. 

Por tanto, en ocasiones la donación de leche materna es la única alternativa para proporcionar una nutrición y un tratamiento adecuado a estos recién nacidos, sobre todo los más prematuros. 

La donación de leche es un proceso simple y seguro que puede ayudar al cuidado de los recién nacidos en las unidades de cuidados intensivos. Por eso, los bancos de leche humana están adquiriendo progresivamente mayor importancia. 

¿Qué es un banco de leche humana?

Los bancos de leche humana son organismos sanitarios destinados a recoger, procesar, almacenar y dispensar leche humana con todas las garantías sanitarias a los niños que lo necesiten. 

Los primeros bancos de leche materna se crearon a principios del siglo veinte y, a pesar de que su uso disminuyó durante los años ochenta, en la actualidad su creación y uso están aumentando. El primer banco de leche humana de España se creó en el año 2001 en las Islas Baleares. En la actualidad, en España existen ocho bancos de leche acreditados y en Europa doscientos diez.

Los bancos de leche humana son una buena alternativa para alimentar a aquellos lactantes cuyas madres, bien de forma transitoria o de forma definitiva, no pueden alimentarlos con su leche. 

¿Cómo funciona un banco de leche?

Selección de las donantes

El proceso comienza con la selección de las donantes. Aquellas madres que decidan hacerse donantes han de realizar una entrevista con el personal del Banco de Leche. En ella se realiza un cuestionario para conocer si presenta alguna enfermedad aguda o transmisible, hábitos tóxicos o consumo de medicamentos.

La donante ha de firmar un consentimiento informado para la donación y se le realiza un análisis de sangre para descartar la existencia de infecciones transmisibles por la leche (hepatitis B, hepatitis C, VIH y sífilis).

Recogida y transporte de la leche al Banco de Leche

Se proporciona a la donante un extractor manual, envases de recogida y etiquetas identificativas. La donante recoge la leche en su propio domicilio y la almacena en su congelador en los envases proporcionados. Antes de que transcurran 15 días desde su obtención, ha de ser transportada congelada al Banco de Leche.

Procesamiento y almacenamiento de la leche

Una vez que la leche se almacena en el Banco de Leche, se descongela y se manipula en condiciones de esterilidad, se toman muestras para estudio microbiológico y se descartan aquellas que presentan gérmenes patógenos.

Debido a la gran variabilidad en la composición nutricional de la leche humana (incluso en cada madre la composición de nutrientes varia de una toma a otra), la leche procedente de diferentes madres se mezcla, de forma que así se obtiene un producto de composición nutricional más homogénea. Este producto se reparte en envases, se pasteuriza y se somete a un nuevo control microbiológico. Posteriormente, se conserva en el congelador hasta el momento de su dispensación.

Dispensación y administración de la leche

La dispensación se hace siempre por prescripción médica, tanto si es para uso hospitalario como para nutrición del recién nacido en su domicilio cuando sea dado de alta. 

Indicaciones para la prescripción de leche humana de Banco

El uso principal de la leche materna de banco es la nutrición de recién nacidos de bajo peso, (aquellos que al nacimiento pesan menos de 1.500 g) que tienen un mayor riesgo de enfermedades digestivas e infecciosas por la inmadurez de su organismo. 

También se utiliza para la nutrición de recién nacidos tras cirugías del aparato digestivo, ya que es una leche más natural y fácil de digerir y facilita la recuperación del intestino. 

Para más información:

Asociación Española de Bancos de Leche Humana.

Banc de Sang i Teixits.

Tríptico informativo del Banc de Sang i Teixits.

Asociación Europea de Bancos de Leche.

Banco Nacional de Leche de Estados Unidos.