• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Como facilitar la transición de los niños de primaria a secundaria

19/11/2014

A medida que los niños avanzan en los diferentes grados de la escuela, se enfrentan a diferentes desafíos. Además de que cambian las exigencias académicas y sociales, los alumnos también experimentan cambios físicos (aparecen los principales cambios propios de la pubertad) y emocionales.

Si bien los niños continuamente están en proceso de adaptarse a nuevos desafíos, los educadores y los especialistas en salud mental coinciden en que hay ciertos puntos de transición críticos (com el salto de primaria a secundaria) que pueden ser particularmente estresantes y requieren apoyo y comprensión especial. Los padres y los educadores pueden ayudar a los niños a adaptarse a sus diferentes experiencias escolares de varias formas.

Los principales cambios que experimentan los niños al pasar de primaria a secundaria

Debes tener en cuenta que los principales cambios que van a vivir son tanto académicos como personales. Se detallan a continuación los principales cambios que suelen experimentar:

  1. Nuevo centro escolar: en el caso que donde hayan cursado la educación primaria no puedan realizar la secundaria. Si se da el caso, también es probable que esté en distinta ubicación y puede que más lejos de casa. Tanto el nuevo centro como donde se encuentra el barrio, el camino para llegar a él, etc. representan importantes cambios para el niño. 
  2. Nuevas relaciones sociales: si cambian de centro verán caras nuevas, nuevos compañeros, profesores nuevos, etc. y experimentarán cambios en sus relaciones sociales: nuevos temas, inquietudes, opiniones, etc. para compartir con sus nuevos compañeros.
  3. Cambio de estatus como alumno: en el último curso de primaria se podían sentir mayores y superiores. Al llegar al primer año de secundaria pueden sentir inferioridad.
  4. Rendimiento académico: existe la posibilidad de que experimente un descenso en su rendimiento académico y esto se refleje en las notas. La exigencia y la dificultad aumentan y es, en cierta medida, normal que las notas de secundaria sean menores que las de primaria, sobretodo en un principio cuando el niño se está adaptando a las nuevas exigencias.
  5. Nueva metodología didáctica: en la que tienen mucho protagonismo las exposiciones del profesor, el libro de texto y aprendizaje memorístico. Se trata de actividades en las que todo el grupo hace lo mismo y los profesores pueden estar un poco más distantes. Además, se encuentran con más materias y más demanda de horas dedicadas al estudio. 
  6. Posible disminución del interés por los estudios: y aumento de interés por actividades como el deporte, la música o las redes sociales.
  7. Cambios en la relación con los padres: empiezan a ver a sus padres desde una nueva perspectiva. En este sentido, si tu relación con ellos es fuerte y positiva desde niños, será más fácil mantener vuestros lazos. Recuerda que el entorno y la situación familiar del momento influirán también en ellos.

Todas estas situaciones que comporta la nueva etapa pueden crearles cierta confusión. Por eso es recomendable controlar y vigilar cómo la llevan. 

7 consejos para ayudar a tus hijos a adaptarse la nueva etapa

Las siguientes pautas pueden guiarte para ayudar y acompañar a tus hijos en esta fase de transición de su vida que, aunque cada niño lo experimenta de distinta forma, es una etapa llena de experiencias y cambios en su vida.

  1. Ten contacto con su tutor: es recomendable que hables con su tutor cuando sea necesario para concer cómo se adapta el niño a la nueva situación y cómo evoluciona: si se integra en el grupo, su relación con el profesor, etc.
  2. Ayúdales a crear un método de estudio: para que aprovechen bien las horas que tienen y entiendan lo que estudien. Incúlcales, en este sentido, las claves para estudiar de forma eficaz: asegúrate de que tienen continuidad en sus tareas, concentración, que están atentos en clase, que tengan paciencia si al principio hay algo que les cuesta y que dediquen tiempo y esfuerzo a dominar las técnicas de estudio. 
  3. Establece un horario diario de estudio.
  4. Ayúdales a crear y mantener siempre el mismo lugar de estudio: que sea tranquilo y silencioso, bien iluminado, con una temperatura de 17º a 20º, bien ventilado, organizado, limpio y con todos los elementos que necesitan: una mesa amplia –para que lo tengan todo a mano y no se levanten constantemente-, una silla con respaldo que les permita tener la espalda recta, estanterías y un corcho para colocar su horario. De este modo será más fácil que adquieran el hábito de estudio. 
  5. Invierte tiempo con ellos e intenta que sea de calidad: pregúntales sobre la escuela y sobre sus sentimientos y escúchales, ten en cuenta sus preocupaciones, miedos y emociones.
  6. Háblales de sexualidad: es importante hablar abiertamente con ellos de temas como las relaciones, los cambios en el cuerpo o el amor de una forma abierta y en un ambiente de confianza en el que sientan que pueden preguntar cualquier duda.
  7. Aprende cómo detectar posibles signos de bullying: es importante conocer señales de alerta para descartar que tu hijo sea víctima de casos de bullying. Escúchale, investiga, habla con el centro escolar. Establecer un canal de comunicación con tus hijos es clave, que sea fluido, sincero y bidireccional. 

Estos consejos son una vía a seguir para acompañar a tus hijos en su camino por esta etapa de la vida nueva que se les presenta. Es de suma importancia pues, que cuenten siempre contigo y que vuestra relación se mantenga fuerte para que tengan éxito académico y personal.

Acceso a los documentos originales:

La transición de la educación primaria a la educación secundaria: sugerencias para padres.  Universidad de Santiago de Compostela. 

Puntos de Transición: Ayudar a los Estudiantes a Comenzar, Cambiar y Pasar de Grado. About Our Kids

 


Comparte