• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

¿Cómo afecta una lesión cerebral al rendimiento académico?

11/12/2015

Si un niño que ha sufrido una lesión o traumatismo craneal está un tiempo apartado de las aulas, los expertos aconsejan ofrecerle una atención especial cuando regrese. ¿En qué consiste y cuánto tiempo necesita esta atención especial?

Un grupo de especialistas de la revista Pediatrics ha desarrollado un estudio para comprobar cómo se readaptaban a la vida escolar los niños que regresaban tras un largo período, por haber sufrido una lesión cerebral. Los especialistas señalan que, aunque mucho se ha escrito sobre la rehabilitación física de los pequeños y sobre cuándo pueden volver al deporte, se sabe poco sobre cómo pueden volver al ritmo que la escuela exige.

Tras la investigación, la conclusión principal ha sido que dichos estudiantes pueden necesitar una atención especial y personalizada para ponerse al día. Si no lo hacen, aparecen importantes dificultades cognitivas en un número importante de casos, como por ejemplo baja capacidad para adaptarse a los nuevos aprendizajes, ya dominados por sus compañeros, o la limitación para recordar todo lo ya aprendido.

Ante esta situación, los expertos aconsejan una serie de pautas que el centro de enseñanza debería aplicar siempre que se encuentre con un caso de estas características. Además, un seguimiento especial por parte de los padres también es necesario.

  • Prestar atención especial al alumno que ha sufrido la lesión, puesto que si no se pone al día las dificultades cognitivas podrían durar todo el curso.
  • Para la mayoría de alumnos (que se recuperan en 3 semanas o menos) se aconseja que reciban apoyo académico individual, aunque no es necesario un plan preestablecido.
  • Para un alumno que ha tenido una lesión con una duración superior a las 3 semanas puede ser necesaria la colaboración de un especialista, o incluso un plan personalizado.
  • Es necesaria la cooperación entre los docentes, los padres y el equipo médico, en caso que el alumno siga necesitando tratamiento o atenciones particulares.
  • Es recomendable dejar a un lado las actividades extraescolares hasta que el pequeño haya recuperado totalmente su nivel curricular.

Las conmociones son más frecuentes de lo que parecen, ya que pueden darse incluso en niños que no han perdido la consciencia en el accidente que se la ha provocado. En Estados Unidos, por ejemplo, se detectan 1,7 millones de casos al año.

Los pediatras responsables del estudio han señalado que, si bien el seguimiento médico de estos niños es correcto, muchas veces no se presta atención a su recuperación en el ámbito de los estudios. Los síntomas más típicos que puede tener un alumno, incluso aunque hayan transcurrido semanas después de la conmoción, son: dolor de cabeza, visión doble o borrosa, más problemas para concentrarse, más problemas para memorizar, etc.

Los expertos señalan ahora como fundamental reforzar las clases de los niños que tengan alguno de estos problemas, tan pronto como se detecten, antes de que puedan empeorar.

Referencia bibliográfica:

Returning to Learning Following a Concussion. Pediatrics. 2013 

Comparte