• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

¿Cómo actuar ante los vómitos del lactante?

13/04/2012

Hay varios motivos que pueden provocar que el lactante tenga vómitos frecuentes después de cada ingesta.

No obstante, no debemos alarmarnos a menos que se trate de un suceso muy reiterado, que el niño tenga dolor abdominal severo y que presente otros síntomas como fiebre.

Los vómitos no deben confundirse con las regurgitaciones, que son expulsiones no violentas del alimento antes de que este llegue al estómago.

Causas de los vómitos en el lactante

En un lactante, las náuseas pueden estar causadas por las siguientes circunstancias:

  1. Reflujo gastroesofágico: Se trata de una disfunción de la válvula que conecta el estómago con el esófago, ya que no se cierra correctamente. Cuando el estómago recibe presión tiene lugar la salida del alimento. No se vomita una cantidad importante, ni requiere un esfuerzo grande. A medida que el niño crece, el síntoma va desapareciendo. En estos casos, salvo que haya una pérdida importante de peso, no es necesario acudir a la consulta. Bastará con ofrecer la comida en pequeñas cantidades y elevar un poco la almohada en la cuna del bebé. También existe la alternativa de ofrecer suero oral en dosis reducidas. Este nunca deberá ser casero, ni se sustituirá por bebidas isotónicas, azucaradas o carbonatadas.
  2. Alergia o intolerancia a proteínas de leche de vaca: Les ocurre a los niños que al tomar el biberón (o incluso la leche materna) vomitan o tienen crisis de llanto, diarreas explosivas y en ocasiones manchas en la piel. Este caso es un ejemplo de por qué nunca hay que forzar a un niño a tomar un alimento.
  3. Infecciones: Tales como la gastroenteritis, la infección urinaria, la meningitis,… Hay muchas infecciones que tienen el vómito como parte de sus síntomas. Suelen ir acompañados de fiebre, y el bebé puede mostrar menos apetito del normal y rechaza los alimentos.
  4. Obstrucción del aparato digestivo: Las más habituales son la estenosis hipertrófica del píloro y la invaginación intestinal. La primera es habitual en los 4 primeros meses de edad, y se debe a un engrosamiento de la válvula que conecta el estómago con el intestino. La segunda suele aparecer entre los 5 y los 10 meses de edad, y va acompañada de dolor abdominal que se manifiesta a través de un intenso llanto. Puede provocar que aparezca sangre en las heces.

Los casos de vómitos en lactantes no suelen considerarse graves, excepto cuando van acompañados de alguno de estos síntomas:

  • Aparece sangre o bilis en los vómitos.
  • Hay dolor abdominal severo.
  • El bebé presenta somnolencia o irritabilidad fuera de lo normal.
  • Hay deshidratación: boca seca, ausencia de lágrimas o disminución de la cantidad de orina.
  • Los vómitos son muy repetitivos y no se absorbe una cantidad adecuada de líquidos.

Acceso a la fuente de consulta:

Vómitos en el lactante. Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria.

Comparte