• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Cepillarse por dos: cómo afecta la salud bucal de la madre a la del bebé

05/09/2019

Ser madre significa todo tipo de sacrificios. Durante el tiempo de gestación, una madre suele estar tan concentrada en hacer que todo sea perfecto para su pequeño, que puede llegar a descuidar su propia salud. Pero una madre que se preocupa por ella misma, también está cuidando de su hijo. Y esto es especialmente cierto cuando se trata de la salud bucal.

Visitar el dentista te permitirá evaluar tu salud bucal actual y establecer un plan dental para el resto de tu embarazo. Tener cuidado de tus dientes y encías puede provocar una diferencia sustancial en el bebé, tanto antes como después del parto.

Los peligros de desatender la salud de la madre

Es frecuente que la salud de dientes y encías de una mujer gestante disminuya durante el embarazo.

Estas son algunas de las cosas que pueden causar problemas:

  • Todo el mundo está cansado al final del día, pero si en la rutina diaria añadimos un embarazo, esto conduce a un nuevo nivel de agotamiento. Como resultado, el cepillado y el hilo dental al final del día, a menudo puede caer de la rutina, a parte de las revisiones médicas regulares. Esto puede conducir a una acumulación de placa y bacterias y, eventualmente, a la caries.
  • Los cambios hormonales durante el embarazo pueden poner en peligro la salud de las encías de la madre y pueden causar gingivitis durante el embarazo: encías irritadas que sangran por estar inflamadas. La gingivitis no tratada puede conducir a la periodontitis, una forma más grave de enfermedad de las encías que incluye la pérdida ósea. La investigación también sugiere un vínculo entre el parto prematuro, los bebés con bajo peso al nacer y la gingivitis.
  • Las náuseas matutinas también pueden afectar a la salud de la boca de la madre. El ácido del estómago entra en la boca y puede debilitar el esmalte de los dientes, lo que supone un riesgo mayor de cavidades.
  • Es común comer más a menudo durante el embarazo, pero la comida y el picar frecuentemente ponen los dientes en constante contacto con el ácido de los alimentos. Esto también conduce a un aumento de la producción de bacterias amantes del ácido, tales como Streptococcus mutans, que mineraliza el esmalte dental y la hace vulnerable a la caries.
  • Las madres embarazadas necesitan una vitamina prenatal que contiene ácido fólico para apoyar la salud de sus bebés durante el embarazo. A la hora de elegir una vitamina, hay que alejarse de las vitaminas tipo "golosina", sobre todo si se comen después de cepillarse los dientes o antes de dormir. Las que son de formato gomoso, se pegan a los dientes y la mayoría contienen azúcar que puede dañarlos.

La salud bucal de la madre condiciona la salud del bebé

La salud bucal de una madre está relacionada con la salud del bebé. Cuando una mujer embarazada tiene un crecimiento excesivo de bacterias en la boca, estos pueden entrar al torrente sanguíneo a través de las encías y viajar en el útero, provocando la producción de sustancias químicas llamadas prostaglandinas, que pueden llegar a inducir un parto prematuro.

Una vez nace el bebé, la madre puede transmitir sus bacterias al recién nacido (llamado transmisión vertical). Por lo tanto, una madre que tiene muchas bacterias amantes del ácido en la boca pasará un mayor número de estas bacterias a su recién nacido.

El cepillado de los dientes puede reducir el riesgo de complicaciones durante el embarazo

Las mujeres embarazadas que se lavan los dientes a fondo pueden reducir el riesgo de sufrir complicaciones durante el embarazo, al tiempo que ayudan a reducir los riesgos de una futura infección dental en su bebé. Es recomendable cepillarse con pasta de dientes fluorada como mínimo dos veces al día, y después de cada comida, siempre que sea posible. También se ha de utilizar hilo dental todos los días.

Asimismo, la buena nutrición mantiene la cavidad bucal sana y fuerte. Los comidas equilibradas que contienen calcio, y limitar el exceso de acidez y azúcar, son los mejores aliados para la salud bucodental de tu bebé. Las limpiezas frecuentes del dentista también ayudarán a controlar la placa y prevenir la gingivitis.

Acceso a la fuente de consulta:

Brushing for Two: How Your Oral Health Affects Baby HealthyChildren.org [Fecha de consulta: 05/09/2019]

Comparte