Qué cambios suelen aparecer en la piel de la embarazada

13/01/2022

A lo largo de todo el embarazo se presentarán diversos cambios fisiológicos, siendo muchas veces los más evidentes –y causa de preocupación estética- aquellos que afectan a la piel. 

Estos cambios suelen deberse a las hormonas, pudiendo aparecer manchas por la cara por aumento de la pigmentación, así como en las areolas, genitales y la línea alba (una línea vertical que va desde el ombligo hasta el monte de Venus). 

Manchas en la piel o Melasmas

Aparece un tono de piel más oscuro en ciertas zonas, muy común en las embarazadas, especialmente en aquellas zonas expuestas al sol (cara, cuello). 

Se debe principalmente al aumento de la progesterona, pero también al aumento de melanocitos –células encargadas de producir melanina, el “tinte” natural que oscurece el tono de piel y cabello-. Suelen desaparecer después del embarazo. 

Para evitarlas, es importante evitar la exposición al sol y utilizar protección solar.  

Estrías

Aquellas de color rojo-vinoso son muy frecuentes y suelen aparecer a lo largo del tercer trimestre, especialmente en el abdomen y mamas.

Muchas veces después del parto no llegan a desaparecer definitivamente, pero se vuelven blancas-plateadas. No existe ninguna medida de prevención, excepto evitar un excesivo aumento de peso durante el embarazo. También es aconsejable mantener hidratada la piel -sobre todo abdomen, muslos y pecho-.

Cambios del pelo

Muchas mujeres refieren que el crecimiento del pelo durante el período de gestación es más vigoroso que fuera de él. 

En realidad aumenta el número de folículos –que permiten el crecimiento de más cabello-, aunque después del parto se produce un descenso compensatorio. 

De exagerarse este segundo efecto, puede producir una alopecia post-parto –“calvicie”- que se recupera espontáneamente pasados entre 3 y 12 meses después del parto.

Cambios de las uñas

Aunque habitualmente las uñas de los dedos de las manos crecen aproximadamente 1 cm cada 3 meses y las de los dedos de los pies 1 cm cada 9 meses, esta velocidad se encuentra acelerada durante el embarazo. Este aumento parece estar en relación con el aumento generalizado del metabolismo y de la circulación. 

Algunas mujeres refieren uñas quebradizas o de aspecto astillado, irregular y en forma de sierra del borde de la uña. Estas alteraciones suelen desaparecer de forma espontánea.

La gran mayoría de cambios en la piel regresarán a la normalidad después del parto.

Respecto la mayoría de cambios en la piel de la gestante, si bien de momento no tienen un tratamiento específico, lo más importante es evitar su aparición, para lo cual es necesario contar con protección solar mediante sombreros anchos y el uso de protectores solares aplicados cada 2-3 horas. 

Las gestantes podrán ser asesoradas respecto a estos cambios a medida que se presenten, y serán consultados durante los controles del embarazo. 

En caso de presentar una lesión en la piel, siempre será necesaria la evaluación médica para descartar que se trate de alguna otra enfermedad.