• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Bebés prematuros: qué necesidades y cuidados especiales requieren

02/09/2019

Cuando un bebé nace más de tres semanas antes de la fecha prevista del parto, se considera que es un bebé prematuro. Los bebés prematuros no han crecido ni se han desarrollado tanto como se deberían haber desarrollado antes de nacer. Por este motivo, deben recibir atenciones especiales.  

Necesidades especiales y cuidados especiales de los bebés prematuros

Los bebés prematuros tienen muchas necesidades especiales. Por eso, se suelen tener que cuidar en una unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN). 

Los bebés prematuros no tienen la grasa corporal necesaria para mantener su temperatura corporal. A fin de mantenerlos calientes, se usan calentadores neonatales (cunitas provistas de calefacción que, al ser abiertas, permiten acceder fácilmente a los bebés) e incubadoras («cunitas» rodeadas de paredes de plástico duro y transparente cuya temperatura interior se controla atentamente y a las que se pueden acceder a través de los orificios que tienen a ambos lados). 
 
La leche materna es la mejor fuente de nutrición para los bebés prematuros, porque contiene proteínas que ayudan a combatir las infecciones. La mayoría de los bebés prematuros no pueden mamar ni succionar de un biberón al principio. Las madres se pueden extraer leche usando una bomba y dársela después al bebé a través de una sonda (un tubo que va desde la nariz o la boca del bebé hasta el estómago). 
 
Si la madre no puede dar leche materna, el equipo médico puede proponer alimentar al bebé con leche materna humana pasterizada procedente de un banco de leche. 
 
En el caso de que una madre no pueda o no quiera amamantar al bebé, este se puede alimentar con leche de fórmula enriquecida con nutrientes especiales, porque los bebés prematuros necesitan más calorías, más proteínas y más nutrientes que los bebés nacidos a término. 
 
Los bebés se deben alimentar despacio por su mayor riesgo a desarrollar una enterocolitis necrosante, un problema intestinal grave. 
 
Algunos bebés prematuros que son muy pequeños o que están muy enfermos se alimentan a través de una vía intravenosa (o VI), lo que se conoce como nutrición parenteral total (NPT). Este tipo de nutrición contiene una mezcla especial de nutrientes, como proteínas, hidratos de carbono, grasas, vitaminas y minerales. 
 
El equipo médico y de nutricionistas controlan atentamente la dieta de los bebés prematuros y hacen los cambios necesarios para asegurarse de que reciben los nutrientes que necesitan para crecer. 

Problemas de salud que podría tener un bebé prematuro

Debido a que sus órganos no están completamente preparados para funcionar por sí solos, los bebés prematuros corren el riesgo de desarrollar problemas se salud. Cuanto más prematuro sea un bebé, mayores serán las probabilidades de que tenga problemas de salud, como los siguientes:  

Anemia: cantidad insuficiente de glóbulos rojos. 
Apnea: el bebé deja de respirar durante breves período de tiempo.
Displasia broncopulmonar y síndrome disneico neonatal: problemas relacionados con la respiración. 
• Hiperbilirrubinemia: exceso de bilirrubina en sangre, que se asocia a ictericia, una coloración amarillenta de la piel y el blanco de los ojos. 
Enterocolitis necrosante: una enfermedad intestinal grave.
Conducto arterial persistente: un problema en el corazón. 
Retinopatía del prematuro: un problema en la retina del ojo. 
Infecciones que las madres pueden contagiar a sus bebés antes, durante y después del parto. 

Los bebés prematuros suelen necesitar cuidados especiales después de salir de la UCIN; a veces, en una clínica para recién nacidos de alto riesgo o en un programa de intervención precoz. Dependiendo de su estado de salud, pueden necesitar el cuidado de varios tipos diferentes de especialistas médicos de distintos servicios como oftalmología o neurología entre otros. 

Los bebés prematuros necesitan acudir a todas sus visitas médicas, incluyendo las revisiones ordinarias, recibir las vacunas que necesitan todos los bebés y hacerse las revisiones regulares de la vista y de la audición. 

Cuidar de un bebé prematuro suele ser mucho más exigente que cuidar de un bebé nacido a término. También es muy importante que la madre y otros cuidadores se cuiden bien, por ello hay que buscar momentos de descanso y de práctica ejercicio físico. 

Acepta el apoyo de tus amigos, amigas y parientes y acude a grupos de apoyo que puedes encontrar por internet o sobre los que te puede informar tu trabajador social o el equipo médico de tu hija o hijo.  

Acceso a la fuente de consulta:

When Your Baby’s Born Premature. Kids Health [Fecha de consulta: 11/07/2019]

Comparte