• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

La apendicitis: qué es, causa, diagnóstico y tratamiento

27/04/2015

Cuanto antes se detecta una apendicitis, más fácil resulta su tratamiento. Por lo tanto, llama al pediatra inmediatamente si sospechas que tu hijo la puede padecer.     

La apendicitis (inflamación del apéndice) requiere una atención médica inmediata. Es muy importante que aprendas a distinguir entre sus síntomas y los propios de un dolor de tripa normal y corriente para poder solicitar atención médica inmediata en cuanto los reconozcas en tu hijo. 

La apendicitis suele empezar con febrícula y dolor alrededor del ombligo, que pueden ir acompañados de vómitos, diarrea o estreñimiento. El dolor suele empeorar y desplazarse hacia la parte inferior derecha del vientre.                 

La apendicitis afecta sobre todo a niños de edades comprendidas entre los 11 y los 20 años, y es muy poco frecuente en lactantes y niños pequeños. .                       

Por qué ocurre

El apéndice es un órgano del tamaño de un dedo adosado al intestino grueso en la parte inferior derecha del abdomen. El interior del apéndice es una especie de callejón sin salida que conecta con el intestino grueso. Cuando la salida al intestino grueso se obstruye, el apéndice se hincha y es muy fácil que se infecte con las bacterias contenidas en las heces. Si el apéndice infectado no se extirpa, puede reventar, diseminándose las bacterias y la infección por todo el abdomen, lo que puede generar graves problemas de salud.                      

Síntomas de la apendicitis

Entre los síntomas de la apendicitis, se incluyen los siguientes: fuerte dolor abdominal, sobre todo alrededor del ombligo o en la parte inferior derecha del abdomen (es posible que al principio sea intermitente y luego se vuelva constante y agudo); febrícula; pérdida del apetito; náuseas y vómitos; diarrea (especialmente en pequeñas cantidades y con mucosidades); orinar frecuentemente y/o tener una necesidad urgente y anómala de orinar; abdomen hinchado y distendido, especialmente en lactantes y niños pequeños.                              

Los síntomas de la apendicitis pueden variar en función de la edad del niño. En los niños de dos años o menos, los síntomas más frecuentes son los vómitos y un abdomen hinchado o distendido, acompañados de dolor.

Si la apendicitis no se trata, el apéndice inflamado puede reventar al cabo de 24 a 72 horas de la aparición de los síntomas. Si revienta el apéndice, el dolor se puede extender por todo el abdomen y la fiebre puede subir considerablemente, alcanzando los 40º C.            

Si sospechas que tu hijo padece apendicitis, llama al pediatra de inmediato y no le des analgésicos (medicamentos para aliviar el dolor), alimentos ni bebidas, a menos que te lo indique el pediatra.                  

Diagnóstico

Debido a que los síntomas de la apendicitis pueden ser similares a los de otras afecciones médicas, no es nada fácil emitir un diagnóstico de esta enfermedad.

El pediatra explorará el abdomen del niño para detectar signos de dolor o áreas sensibles a la presión y el tacto, y también solicitará análisis de sangre y de orina, radiografías de abdomen y tórax y una tomografía axial computada (TAC) de la zona abdominal.     

Tratamiento

La apendicitis se trata extirpando el apéndice inflamado mediante una apendicectomía. Los cirujanos pueden hacer una incisión tradicional en el abdomen o bien utilizar un pequeño instrumento denominado laparoscopio que permite hacer un orificio de menor tamaño. La intervención suele requerir de dos a tres días de internamiento hospitalario.         

Antes y después de la intervención, se administra al paciente líquidos y antibióticos por vía intravenosa (VI) y, en caso necesario, también analgésicos.               

Si revienta un apéndice infectado, también se deberá extirpar quirúrgicamente, pero en estos casos se requiere un internamiento hospitalario más largo para que los antibióticos puedan eliminar todas las bacterias diseminadas por el organismo del paciente.             

No hay forma posible de prevenir la apendicitis, pero con las sofisticadas pruebas de diagnóstico que existen en la actualidad y los antibióticos, la mayoría de los casos se identifican y se tratan sin complicaciones.        

Acceso a la fuente de consulta:

La apendicitis. KidsHealth. [Fecha de consulta: 27/04/2015]     

Comparte