• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Anticonceptivos: todo lo que tus hijos necesitan saber

27/01/2016

Los jóvenes se inician en las relaciones sexuales cada vez más pronto. Lo más importante es que, cuando decidan hacerlo, tengan a su alcance toda la información, entre ella los anticonceptivos disponibles.

Te ofrecemos una guía sobre los principales anticonceptivos y sus características.

Las primeras relaciones sexuales son siempre una preocupación para muchos padres, pues no están seguros de si sus hijos están preparados o cuentan con toda la información. Comunicarse bien con los hijos, explicarles bien todo lo que implica la sexualidad, es fundamental. Ello ayudará a evitar los dos principales peligros: un embarazo no deseado o una enfermedad de transmisión por vía sexual (ETS).

He aquí una amplia descripción de los principales métodos que actualmente existen para la prevención. Es importante que los jóvenes los conozcan, y que además, sepan cómo utilizarlos correctamente.

Principales métodos anticonceptivos

Métodos hormonales: 

Se trata de los métodos que usan la modificación hormonal para evitar el embarazo. Su fiabilidad es alta (se halla entre el 90 % y el 95%), pero estos nunca protegen de las ETS. Es recomendable consultar con el médico antes de empezar a aplicarlos.

  • Píldora anticonceptiva: uno de los más conocidos. Aunque hay varios tipos, contienen hormonas y exigen regularidad en las tomas. 
  • Anillo vaginal: es un anillo que se cambia cada ciclo menstrual y que permanece dentro de la vagina (no se nota), durante 21 días. Transcurrido ese tiempo, se esperan 7 días y se administra uno nuevo.
  • Parche cutáneo: se trata de un parche que se coloca justo por encima de las nalgas, y se usa tres semanas. La cuarta semana, la del período menstrual, debe retirarse.
  • Inyección: se administra cada tres meses, y su contenido en hormonas es elevado, lo cual es algo que debe tenerse presente, por si está contraindicado con alguna medicación que se toma o con algún trastorno que se padece. Debe consultarse con el ginecólogo.
  • Implante: uno de los métodos más eficaces que se conoce. Es una pequeña varilla plástica que se sitúa debajo de la piel. Su eficacia se prolonga hasta tres años.

Métodos barrera:

Se trata de elementos que impiden de alguna forma el acceso del semen hasta el óvulo. De estos, tan sólo el preservativo masculino ofrece una protección segura contra las ETS. El preservativo femenino también resguarda de la infección por ETS, pero con menos seguridad.

  • Condón masculino: su fiabilidad está en torno al 88 %. Es muy importante colocarlo bien, ajustado y sin aire en el depósito para el semen. Es de un solo uso.
  • Condón femenino: de nuevo tiene una fiabilidad en torno al 88 %. Debe colocarse con al menos 8 horas de antelación a la relación. Como en el caso anterior, es de usar y tirar.
  • Crema espermicida: método de eficacia baja (en torno al 70 %). Puede provocar alguna irritación en personas con mucha sensibilidad en la vagina. Suele emplearse combinada con algún otro método.
  • Diafragma: se emplea con receta médica. Se trata de una especie de barrera de látex que cubre el útero. Se emplea con al menos 6 horas de antelación a la relación, y se desecha antes de que transcurran 24 horas.
  • Capuchón cervical: es una pequeña cúpula de látex que se sitúa justo al comienzo del útero. Puede usarse durante 48 horas pero, en general, necesita ser combinado con la crema espermicida.
  • Esponja: se trata de un elemento que se coloca en la vagina, impregnado de crema espermicida. Solo es eficaz 24 horas, y tiene que permanecer en la vagina al menos hasta 6 horas después de la relación.

Lo que no funciona

Muchas veces se crean leyendas urbanas sobre remedios caseros u otros métodos parecidos para evitar el embarazo. Tu hijo debe tener claro lo que no funciona para evitar un embarazo o una ETS.

Estos son los falsos métodos anticonceptivos más comunes:

  • Postura concreta: mantener relaciones en cualquier postura determinada nunca evita ni el embarazo ni las ETS si hay penetración.
  • Lavado vaginal: ni el chorro de agua ni de cualquier otro líquido en la vagina tiene ningún efecto anticonceptivo.
  • Orinar tras las relaciones: la orina no pasa por la vagina. Sigue existiendo el riesgo de embarazo o de infectarse con una ETS.
  • La primera vez no es peligrosa: otro falso mito. Si ha tenido la menstruación, una chica puede quedar embarazada desde el mismo instante en que hay penetración, sea o no una primera vez.
  • Sustituir el condón por la envoltura plástica: muy peligroso, ya que puede tener poros o romperse con facilidad. No es un método que evite nada.
  • La marcha atrás. Nunca protege contra las ETS, y además es altamente ineficiente como anticonceptivo.

Acceso a la fuente de consulta: 

American College of Obstetricians and Gynecologists. Los anticonceptivos. Patient Education. 2013. [Fecha de consulta: 17/12/2017]

Comparte