• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Las alergias alimentarias en los niños: sus implicaciones y su coste económico

07/10/2013

La incidencia creciente de las alergias alimentarias entre la población infantil supone para muchos niños tener que adaptar ciertos hábitos para mantener un estado óptimo de salud. Ahora, un nuevo estudio analiza qué coste económico supone para las familias tener un hijo con una alergia alimentaria. 

Cuando tu hijo tiene una alergia alimentaria 

Lo que más afecta, según la autora de un estudio especializado, Ruchi Gupta, es “la constante amenaza de una exposición accidental en el colegio o durante cualquier actividad fuera de casa, que puede limitar las interacciones sociales del pequeño y requerir que un adulto esté siempre disponible”. 

Alimentos como la leche y el huevo provocan la mayoría de las alergias en los más pequeños, y además hay una gran cantidad de comidas que los contienen, por lo que existe siempre un cierto temor por parte de los padres y un riesgo de que los niños consuman algún alimento que contiene un alérgeno. En el estudio, las alergias más frecuentes fueron por cacahuetes, leche y mariscos. En todo caso cabe destacar que el 90 % de estas alergias desaparecen a los seis o siete años.

Cómo actúan los niños

Las reacciones alérgicas provocadas por un alimento se producen de forma muy rápida, entre 20 minutos y media hora después del contacto, y pueden causar picores en la boca y en las manos, ronchas en la piel y dificultad para respirar.

Sin embargo, los niños alérgicos aprenden desde pequeños a controlar su intolerancia y preguntan siempre por los ingredientes de las comidas que les ofrecen, si bien a menudo llevan la comida preparada cuando salen fuera de casa. Los que pueden tener reacciones más graves llevan también consigo la medicación, como antihistamínicos, adrenalina autoinyectable o corticoides.

El coste de las alergias en cifras

De acuerdo con el estudio llevado a cabo por la Escuela de Medicina Feinberg de la Universidad de Northwestern en Chicago, las intolerancias alimentarias entre la población infantil de Estados Unidos suponen un gasto total de casi 19.000 millones de euros anuales, es decir, 3.000 euros al año por cada niño. 

Los autores del estudio han evaluado, por un lado, los costes médicos directos y por otro la repercusión económica del día a día. El primer grupo incluye el coste de las consultas médicas, la medicación y los ingresos hospitalarios derivados de las alergias alimentarias. Supuso un 17 % de la cantidad total del gasto.

Por su parte, la repercusión económica en el día a día de las familias (dietas especiales, alimentos libres de alérgenos, desplazamientos al médico, pérdida de productividad en el trabajo de los padres por tener que ausentarse…) corresponde al 83 % del gasto global. Sólo en comprar alimentos seguros libres de alérgenos las familias gastan cada año casi 1.300 millones de euros. 

Los expertos coinciden en que no se suele dar mucha importancia a este tipo de alergias, pero destacan que en los países occidentales se está observando un aumento de la incidencia de las alergias alimentarias, si bien la razón se desconoce por el momento. En España, un estudio confirmó que entre los años 1998 y 2005 la población afectada pasó de un 3% a un 7%.

Las alergias en España

Hace dos años, en Europa se realizó un estudio similar sobre este impacto económico de las alergias. Los resultados correspondientes a España mostraron que los costes de estas alergias entre la población infantil superan los 1.000 euros anuales por cada niño, una cifra tres veces mayor que los no alérgicos.   

La especialista Belén de la Hoz, que participó en este trabajo, declara que los resultados muestran la importancia de las alergias alimentarias de los niños en la sociedad y en las familias, y considera que “se debería impulsar la investigación de un tratamiento que cure este trastorno”. Señala también que las alergias más frecuentes entre los niños españoles tienen que ver con las frutas frescas, los frutos secos y las verduras.

Referencia bibliográfica:

"El atlas mundial de la alergia". El Mundo, 2013. [acceso 1 de octubre de 2013]. 

Comparte