• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

El acné aparece a una edad cada vez más temprana; la pubertad avanzada podría ser un factor determinante

06/02/2019

Un estudio reciente publicado en la revista Pediatrics señala que, actualmente, el acné es una afección común entre niños de 7 a 12 años. Hasta ahora, los 12 años se habían considerado la edad más temprana a la que aparecían los primeros puntos negros, espinillas y granos. Los expertos apuntan a que, hoy en día, no es nada extraño que los primeros signos de acné se produzcan a los 7 o 9 años.

Efectivamente, un estudio publicado en Pediatric Dermatology en 2011 concluye que la edad a la que aparece el primer acné ha disminuido. La investigación analizó, aproximadamente, 93 millones de visitas al médico por parte de niños y jóvenes de entre 6 y 18 años que tenían que ver con el acné. Así, se concluyó que la edad media de las visitas relacionadas con el acné había disminuido de 15,8 años en 1979 a 15,0 en 2007. Siguiendo esta línea, el porcentaje de visitas de niños de 6 a 8 años había aumentado del 0 al 1,5 %.

Uno de los motivos de este incremento, aunque aún a debate, puede ser el inicio cada vez más temprano de la pubertad, unido a la aparición cada vez más precoz del primer periodo y de la adrenarquia, es decir, cuando la producción de la glándula adrenal es mayor.

Por otra parte, algunos expertos señalan que este cambio es responsabilidad de los padres, muchas veces más preocupados por el acné de sus hijos que los propios niños, ya sea por el físico o porque puedan sufrir bullying en la escuela, y de los doctores, que cada vez ofrecen tratamientos para el acné a edades más tempranas y, en ocasiones, más agresivos, ya que el uso de muchos de estos medicamentos en niños no está aprobado por las autoridades competentes ya que no se han testado para esas edades tan tempranas.

Por otra parte, los expertos indican que el acné precoz puede predecir las afecciones futuras; es decir, si un niño pequeño padece acné moderado es muy probable que, cuando sea más mayor, tenga acné severo. Por lo tanto, cuando antes se detecte, las consecuencias físicas y psicológicas de la afección pueden tratarse y minimizarse por parte de los médicos. Hay que tener en cuenta, también, que un acné severo no tratado puede desembocar en la aparición de cicatrices permanentes y marcas oscuras en la piel.

Referencia bibliográfica:

Younger Children Seek an Acne Cure. The New York Times, 2013 [acceso: 06 de febrero de 2019]. 

Comparte