• El portal de la salut per a les famílies
  • L'Observatori de la salut de la infància i l'adolescència
  • Més de 1000 consells de salut per als teus fills
  • La guia de la salut i el benestar per als teus fills

WRC Powerslide

WRC Powerslide
26/06/2013

WRC Powerslide es el nuevo juego desarrollado por Milestone que mezcla elementos increíbles y emocionantes en un mismo juego. Con un estilo colorido y elegante, este nuevo título ofrece la oportunidad de probar todos los elementos con licencia WRC con una actitud arcade. ¿A qué esperas a probarlo?

  • Desarrollador: Milestone
  • Género: carreras, arcade
  • Plataformas: PS3, Xbox 360 
  • Distribuidor: Milestone.
  • PEGI: 3
  • Idioma: textos en español 
  • Precio: 9,99 € / 1.200 Microsoft Points
  • Enlace: WRC Powerslide 

En la actual generación de consolas, las adaptaciones oficiales del campeonato mundial de rallies están dando más tumbos que las propias máquinas que emulan: pese a la superioridad tecnológica, no transmiten la sensación de antaño.

El actual propietario de la licencia, el estudio italiano Milestone, lleva años tratando de devolverle su gloria con simuladores realistas de irregular factura. Contra todo pronóstico, en esta ocasión ha decidido alejarse de la típica entrega para abrazar un estilo de juego más enfocado al entretenimiento directo y asequible.

Con evidentes préstamos de la saga Super Mario Kart, este título mezcla los comportamientos realistas de los coches de un simulador de rallies con la competición alocada para varios corredores a la vez, propia del famoso fontanero. Esto supone que ahora se juega contra otros tres pilotos (en el simulador original se batían los tiempos de conductores fantasma), que se permiten los choques y las tretas sucias para adelantar, que la máquina equilibra las partidas para dar oportunidades a todos y, sobre todo, que hay diversos útiles a nuestra disposición.

Estos útiles se recogen al azar en diversos puntos del trazado y pueden ser de dos tipos: de autoayuda (como un escudo para repeler ataques o una propulsión extra) u ofensivos. Este segundo grupo no se puede equiparar al armamento real ni a otro más fantástico, como el de Mario Kart, porque se basa en fenómenos meteorológicos. Una curiosa vuelta de tuerca que nos permite aplicar y recibir nevadas, tormentas o niebla, enemigos comunes de la competición real.

En cuanto a modos de juego, el título cuenta con lo básico pero carece de algunas opciones interesantes. En primer lugar, para un solo jugador tan solo permite competir en un rally con varias etapas y tres categorías de coches. No se contempla la posibilidad de entrenar antes o de realizar cualquier otra actividad que saque partido de los útiles, como podrían haber sido minijuegos o misiones. Y lo peor es que hay que competir para abrir nuevos circuitos en los que jugar.

Tampoco es mucho más atractivo en multijugador: cuenta con las opciones clásicas para establecer partidas online, que funcionan bien, pero se echa en falta la opción para jugar de forma local en una misma pantalla, cosa que tan buenos ratos aporta en compañía.

Pese a sus innovaciones y lavado de cara, con una nueva cámara que recoge a los vehículos de lejos, esta entrega no puede ocultar sus defectos. El más evidente es la reutilización general de materiales del simulador anterior de la compañía, WRC 3, pero además las texturas tardan en cargar, los trazados no están adaptados a varios corredores, la música rock no pega con el tono desenfadado, y la cámara tarda en recolocarse tras superar algún obstáculo del terreno. Menos mal que el control, pese a las exigencias, es asequible y reacciona de forma competente.

En conclusión, se queda en una extraña mezcla entre la seriedad de un simulador de rallies y lo desenfadado de las carreras con útiles sin destacar en nada. El conjunto no está mal para un juego de descarga digital, pero su propuesta daba para más. A falta de algo actual que se le asemeje, y dado su inocuo contenido, puede ser una compra que tener en cuenta para fans de los juegos de carreras de todas las edades, especialmente de aquellos que recuerden la franquicia Micro Machines.

Comparteix