• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Asegúrate que tu hijo realice una revisión médica antes de practicar deporte

Dr. Franchek Drobnic, médico especialista de la Unidad privada de medicina del deporte del Hospital Sant Joan de Déu
16/02/2015

La revisión médica para el deporte en los niños es la revisión que hace el médico del deporte y sirve para identificar cualquier problema que pueda tener el niño por la práctica deportiva.

Se asocia generalmente la revisión médica cómo medio para diagnosticar problemas que pueden ser fatales, y en parte es cierto, los certificados de aptitud sirven para discriminar algún problema fatal. No obstante, la revisión médica también sirve para identificar:

  • Otras enfermedades no fatales
  • Problemas que pueden ser debido a una modificación del crecimiento
  • Que el niño tiene que hacer un esfuerzo superior respecto al resto de compañeros
  • Que el niño no come bien
  • Otros

Se recomienda que la revisión médica se realice al principio de cada temporada para todos los niños que hacen actividad física o practican algún deporte. El tipo de revisión variará según la frecuencia de entreno y tipo de deporte que practica.

Por último es importante que los niños con alguna enfermedad crónica (asma, TDAH, diabetes, etc) o con un proceso agudo realicen una revisión médica para poder beneficiarse de los efectos del deporte bajo supervisión médica. 

En este vídeo, el Dr. Franchek Drobnic, especialista en medicina de la educación física y el deporte de la Unidad privada de medicina del deporte del Hospital Sant Joan de Déu nos explica por qué los niños deberían hacerse una revisión médica y en qué consiste.

Consulta la web de la unidad de medicina del deporte del hospital Sant Joan de Déu para más información sobre los servicios que se inlcuyen dentro de la revisión médica y cómo pedir cita.

Estos servicios no están cubiertos por la sanidad pública.

Comparte