• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Donde viven los monstruos, un libro transgresor y a la vez un clásico de la literatura infantil

Donde viven los monstruos
29/03/2017

Donde viven los monstruos, publicado por primera vez en 1963, fue una obra polémica por la visión poco azucarada que ofrece de los niños. Entonces el álbum introducía la representación de un modelo de niño que se alejaba de la imagen de corrección que se proyectaba y se había de proyectar en la época.

Pero con el tiempo, Donde viven los monstruos se ha convertido en un clásico de la literatura infantil y juvenil, y todo un referente, no sólo por esta visión crítica y rompedora con los modelos educativos de la infancia, sino también por la apertura estética del formato de álbum ilustrado a nuevas aportaciones artísticas vinculadas al arte y la experimentación.

  • Título: Donde viven los monstruos
  • Texto e ilustraciones: Maurice Sendak
  • Género: álbum ilustrado; cuentos oníricos
  • Edición: Kalandraka
  • Edan: a partir de 3 años
  • Temática: viaje imaginario al mundo de los monstruos

Max -protagonista del cuento- es un niño de lo más travieso. Un día, su madre lo castiga: su madre le dice que es un monstruo y Max le contesta que se la comerá. Entonces, su madre lo envía a la habitación sin cenar.

Y es desde aquí donde Max construye un mundo imaginario en el que se aventura a rebelarse y desafiar los propios miedos, a superarlos, a reivindicarse en su forma de ser y estar para, posteriormente, moderarse en lo que se insinúa un ejercicio de autocrítica reflexiva -consciente o inconsciente- propia del proceso educativo.

A lo largo del cuento, Max transita por diferentes emociones como el desconcierto, la frustración y la rabia por no sentirse comprendido y aceptado en lo que él es: un niño inocente y puro que sólo quiere ser feliz.

El rechazo de su madre a su mal comportamiento genera en Max un deseo de huir de casa y escapar a un lugar donde poder ser él mismo: reivindicar su comportamiento de monstruo, ejercerlo libre y salvajemente, para acabar domesticndo´lo y entrando en la parte de razón que tiene su madre en el conflicto que ambos mantienen, propio de la educación en acción.

En Donde viven los monstruos, la interacción de Max con los monstruos es la representación del diálogo interior que vive el personaje dentro de su habitación. Transita desde la revuelta contra los límites que la madre le impone y la reafirmación del yo salvaje al reconocimiento y la aceptación (total o parcial) de las razones de la madre hasta la reconciliación.

El amor está presente en la historia como un elemento subyacente que vincula los personajes de principio a final. El amor está en el conflicto, el distanciamiento y el reencuentro. Es en la ausencia que los personajes toman conciencia de la fuerza del amor que los vincula más que ninguna otra cosa.

Recomendamos la lectura compartida del cuento entre adultos y niños para acompañar la comprensión de todas las emociones y sentimientos que contiene el relato. También, para trabajar la empatía hacia las razones de los personajes y aprender desde los matices las diferentes maneras de ver todas las verdades. Porque no hay una sola de verdad.

Donde viven los monstruos pertenece a la trilogía de cuentos oníricos de Maurice Sendak, junto con A la cocina, de noche y Allí fuera. Ha sido traducido a numerosas lenguas y es una de las obras más vendidas de todos los tiempos.

A Sendak se le concedió el Premio Internacional Astrid Lindgren de Literatura Infantil en 2003; previamente, en 1983, ganó el Premio Laura Ingalls Wilder y en 1970, el Premio Andersen.

Libro recomendado por:

Sandra Gómez Rey. Contes de Mantega

Comparte