• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

¿Cómo tiene que ser el desayuno, la comida más importante del día?

Desayuno
02/10/2012

¿Cuántas veces hemos oído que el desayuno es la comida más importante del día? Este mes explicaremos el porqué.

Cuando nos levantamos, han pasado unas 10 o 12 horas desde la última comida. Durante la noche, nuestro cuerpo también ha estado consumiendo calorías, y necesita las que nos aporta de nuevo el desayuno para reactivarse y poder afrontar el día con energía. Sin desayuno podemos encontrarnos sin fuerzas para estudiar, para concentrarnos o para hacer deporte.

Es muy importante desayunar en casa antes de ir a la escuela o a trabajar. Muchas veces, la excusa es la falta de tiempo, pero la realidad es que un buen desayuno no debe suponer más de 15 minutos. Si nos cuesta levantarnos, podemos dejar preparadas muchas cosas la noche anterior: la mesa puesta, los electrodomésticos a punto, etc.

Otro problema que surge a menudo es que, cuando nos acabamos de levantar, no tenemos hambre. En tal caso, o si pasan demasiadas horas entre el desayuno y el almuerzo, se puede optar por dividir el desayuno en dos comidas, una en casa y otra a media mañana.

Después de todos estos consejos, ¿qué debemos comer para desayunar? Pues, principalmente debemos intentar siempre que haya tres grupos de alimentos: lácteos, cereales (como el pan) y fruta. Escogiendo y combinando diferentes alimentos de estos grupos, podemos elaborar infinidad de desayunos diferentes, variados, atractivos y divertidos para todos los días de la semana. Dentro de cada grupo tenemos muchas opciones:

  • Lácteos : leche, yogur, cuajada, queso fresco, queso curado...
  • Cereales : pan blanco, pan integral, pan de cereales, pan con frutos secos, cereales de desayuno, muesli... El pan, en todas las versiones, es el más aconsejable.
  • Fruta : como siempre, la de temporada es la mejor opción. Durante el año, la podremos ir variando. También podemos hacer zumo o batidos con leche o yogur.

Estos son los tres grupos principales que debemos procurar que estén en todo desayuno, pero eso no significa que no pueda haber nada más. Podemos emplear otros alimentos para completar nuestros desayunos, como frutos secos, miel, pescado en conserva, embutido, cacao...

La fruta es ideal para llevar a la escuela, porque un plátano, una manzana o un melocotón vienen envueltos en su propia piel y sólo habrá que lavarlos bien o pelarlos para estar a punto para comer. Es una buena opción llevar siempre una fruta en la mochila.

En cuanto a los bocadillos, es verdad que no siempre tenemos tiempo de ir a buscar el pan por la mañana para hacerlos, pero tenemos la gran suerte de poder tenerlos congelados. Así, podemos aprovechar una tarde o el fin de semana para comprar un par de barras de pan y preparar bocadillos para toda la semana.

El procedimiento sería el siguiente:

  1. Dividir la barra en 3 ó 4 porciones, que tengan un palmo de longitud aproximadamente.
  2. Abrir cada porción por la mitad y, si se quiere, untar con tomate.
  3. Aliñar con un poco de aceite de oliva.
  4. Disponer los cortes de jamón, queso, fuet o el ingrediente que se prefiera por encima. Cerrar los bocadillos.
  5. Envolverlos bien (¡es muy importante!) con plástico film, servilletas y posteriormente dentro de una fiambrera. Poner en el congelador.
  6. La noche anterior, sacar del congelador y ponerlos en la nevera. Por la mañana estarán listos para comer.
  7. También pueden sacarse por la mañana a primera hora y ponerse sobre el radiador o dentro de una sandwichera.

Para los más atrevidos, proponemos un desayuno diferente:

Sándwich de pan de semillas y zumo de frutas frescas

Ingredientes para 1 persona

  • 2 rebanadas de pan de semillas
  • Un cuarto de aguacate
  • 25 gramos de queso de cabra
  • 2 fresones
  • 1 filete de anchoa en conserva de aceite
  • Aceite de oliva virgen
  • Sal
  • 100 gramos de piña
  • 1 naranja
  • Menta (opcional)

Elaboración

  1. Cortar el aguacate y sacar la piel y el hueso. Poner en un recipiente y, con un tenedor, preparar una pasta con un poco de aceite y sal.
  2. Lavar los fresones y cortarlos en rodajas más bien gruesas.
  3. Retirar la piel del queso y cortar en trozos del tamaño y forma del sándwich.
  4. Disponer las rebanadas de pan en un plato. Untar el interior de las rebanadas con la pasta de aguacate, como si fuera mantequilla.
  5. Colocar sobre la pasta una capa de queso de cabra, una capa de fresones y el filete de anchoa. Tapar el sándwich con la otra rebanada.
  6. Para el zumo, cortar las naranjas por la mitad y exprimirlas.
  7. Pelar la piña, cortarla en cuartos y retirar el corazón. Licuarla para obtener zumo.
  8. Mezclar los dos zumos y añadir menta picada por encima.

Receta elaborada por:

Fundació Alícia

Comparte