• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Las intervenciones asistidas con animales son una gran herramienta terapéutica

Niño peinando a un perro
Fecha: 
12/02/2013

La terapia asistida con animales es muy efectiva para niños hospitalizados, ya que mejora su estado anímico y sus capacidades sociales y comunicativas.

Los beneficios de las intervenciones asistidas con animales se conocen desde hace mucho tiempo, aunque siempre se habían descrito como terapias prometedoras. Sin embargo, en los últimos años, se ha demostrado su efecto positivo, y cada vez hay más estudios en marcha que pretenden demostrar su valor.

En general, la terapia asistida con animales es efectiva porque mejora las capacidades sociales y de comunicación, disminuye la ansiedad, mejora el estado de ánimo y la autonomía, así como la capacidad de empatía.

Para trabajar todos estos aspectos, el perro parece el animal más adecuado, ya que es el que más habilidades comunicativas tiene con el ser humano. En este caso, no se trata de perros comunes, sino que están entrenados específicamente por profesionales cualificados, que aplican técnicas concretas tanto para la prevención como para la terapia.

En el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona ya hace tres años que se utilizan las intervenciones asistidas con animales como una herramienta terapéutica más al servicio de los profesionales clínicos.

A lo largo de estos tres años, los profesionales del hospital han podido observar cómo la simple acción de un perro entrando en una habitación llena de niños tiene un efecto inmediato en los pequeños. Prácticamente todos lo mirarán, sonreirán y querrán acariciarlo y jugar con él. El ambiente se habrá relajado fácil y rápidamente.

Niño recibiendo terapia con perro

La constatación de este hecho llevó al psiquiatra infantil Boris M. Levinson a darse cuenta de los efectos positivos que podía conseguir utilizando a su perro Jingles para ayudar a niños con problemas neuropsiquiátricos. Así, en el año 1964, acuñó el término «terapia con mascotas » (pet-therapy ).

Levinson se dio cuenta de que la función de su perro en las situaciones de contacto con niños era la de «romper el hielo», es decir, actuar como una herramienta para iniciar y propiciar la comunicaciónActualmente y bajo el nombre de intervenciones asistidas con animales (IAA) se engloban todas aquellas actividades (con una gran variabilidad) que se pueden realizar utilizando animales como apoyo.

En función del objetivo terapéutico, existen distintas terapias:

  • Terapias asistidas con animales (TAA).
  • Valoración asistida con animales (VAA).
  • Educación asistida con animales (EAA).

Se considera la intervención asistida con animales como una técnica tanto preventiva como terapéutica. Para llevarla a cabo, es necesario contar con profesionales y animales entrenados. Los campos de aplicación de la intervención asistida con animales son muchos: psiquiatría, neurología, rehabilitación física y mental, oncología, cualquier tipo de enfermedad crónica, etc., y estas terapias pueden realizarse a cualquier edad, desde la infancia hasta la senectud.

Ejemplos de intervenciones asistidas con animales:

  1. Uno de los primeros estudios en publicarse describía cómo la mera presencia de un perro en una sala de espera de un dentista reducía la ansiedad de los niños que esperaban a ser atendidos (Havener et al, Issues Comprehensive Pediatr Nurs).
  2. En pacientes pediátricos crónicos, y según un reciente artículo sobre pacientes con enfermedades oncológicas realizado por la Universidad de Yale (Urbanski BL, Lazenby M.), se encontraron beneficios psicológicos y fisiológicos. En los niños, se pudo evidenciar una disminución del dolor y de los miedos, un aumento de la sociabilidad y de las sensaciones placenteras, así como la disminución, en general, del estrés asociado al ingreso. Los beneficios son evidentes desde el punto de vista psicológico o emocional, y también en lo referente a las constantes vitales, la frecuencia cardíaca o la tensión arterial.
  3. En niños con discapacidad intelectual o con problemas para relacionarse socialmente, la TAA ha demostrado tener efectos sociales positivos. Por ejemplo, la terapia con perros entrenados confirma que estos niños adquieren más sensibilidad con los demás y una mayor capacidad para aprender habilidades sociales y mejorar la concentración.Los perros actúan como catalizadores de las interacciones sociales creando un entorno más relajado.
  4. Los beneficios potenciales de la terapia asistida con animales se han comprobado en niños con trastorno autista, concluyendo que aquellos que se sometían a esta terapia mejoraban desde el punto de vista social y utilizaban más lenguaje hablado. Parece que los animales son capaces de estimular más la comunicación que los propios adultos.

También, en niños con autismo se pudo demostrar de una forma analítica que existe una disminución del nivel de estrés en aquellos que realizan terapia asistida con animales . De hecho, midiendo el cortisol en plasma (una hormona relacionada con el estrés), se ha observado que, efectivamente, disminuye de manera significativa cuando el perro está presente.

Después de demostrar el efecto positivo de las IAA en los pacientes ingresados en hospitales, y tras cumplir las estrictas normas de visitas por parte de los animales, parece que complementar las terapias habituales con la ayuda de animales entrenados es una opción adecuada y positiva para el bienestar de los pacientes.

La experiencia del Hospital Sant Joan de Déu

Desde hace tres años, el Hospital Sant Joan de Déu utiliza las intervenciones asistidas con animales como una herramienta terapéutica más al servicio de los profesionales clínicos que la soliciten.

Los aspectos en los que más intervienen estas terapias son el manejo de las emociones del niño (sobre todo, el miedo) y la motivación en procesos de enfermedad largos.

La inclusión de este tipo de intervenciones en el hospital ha sido posible gracias a varios factores:

  1. Contar con profesionales muy experimentados en el adiestramiento canino y con una larga trayectoria en la utilización de perros como herramienta terapéutica. En nuestro caso, se trata del CTAC (Centre de Teràpies Assistides amb Cans), que aporta profesionales (técnicos en IAA) y los perros (Cuca, Bamba, Laika y Ars).
  2. Una clara definición de los circuitos, procesos y controles para garantizar los aspectos de higiene y salud animal . Así, hemos conseguido que no se haya producido ninguna incidencia relacionada con procesos de sobreinfección de pacientes que hayan tenido contacto con los perros. Además, la bibliografía existente y la experiencia de centros similares avalan este dato.
  3. Contar con el apoyo de profesionales, pacientes y familias que cada día más solicitan la inclusión de las IAA en el proceso de recuperación del paciente.
  4. Disponer de muchos Amics de l’Hospital , que con sus aportaciones económicas hacen posible la viabilidad del proyecto.

Perros terapéuticos del Hospital Sant Joan de Déu

Para garantizar la máxima calidad de las intervenciones que se realizan en el hospital, hace un año se creó la primera Unidad de Intervenciones Asistidas con Animales, pionera en Cataluña y en España , que recibe un gran número de solicitudes por parte de los profesionales. 

En cada solicitud se analizan el problema del niño y los objetivos que se quieren trabajar. En función de ello, se valora si la intervención con un perro tiene una utilidad terapéutica y, si es así, se planifica la estrategia con el profesional teniendo en cuenta los siguientes aspectos:

1. Definir el objetivo de la actuación.

2. La intervención concreta a realizar.

3. Determinar el papel de cada profesional y el lugar donde se realizará la intervención.

En general, y siempre que el estado de salud del niño lo permita, los pacientes y las familias se desplazan a unas dependencias adaptadas para realizar estas intervenciones. En caso de dificultad, las intervenciones se realizan en las propias habitaciones del hospital, siempre que el estado de salud del niño lo posibilite.

Como conclusión, cabe destacar que las intervenciones asistidas con animales funcionan y son una potente herramienta de ayuda para los profesionales . Además, los pacientes y familiares valoran muy positivamente estas iniciativas , y cada vez son más los padres los que sugieren a los profesionales el incluir las IAA en el proceso de recuperación de su hijo.

Referencia bibliográfica:
Las intervenciones asistidas con animales son una gran herramienta terapéutica. Guía metabólica. Hospital Sant Joan de Déu , 2013 [acceso: 12 de febrero de 2013].

Comparte