• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

300 niños ingresan en el hospital cada año a causa de la bronquiolitis en Cataluña

300 niños ingresan en el hospital cada año a causa de la bronquiolitis en Cataluña
Fecha: 
10/01/2013

El virus VRS de la bronquiolitis es uno de los que más incidencia tiene entre los menores de 2 años (95 %). Es contagiosa y no tiene un tratamiento eficaz, aunque es posible suavizar los síntomas.
La bronquiolitis es una enfermedad del tracto respiratorio, muy frecuente en los niños lactantes y, en general, en los menores de 2 años. La dolencia aparece sobretodo en otoño y en invierno, y está provocada por un virus, conocido como VRS (virus respiratorio sincitial). Este provoca una inflamación en las últimas ramificaciones de las vías respiratorias que hay en el interior de los pulmones, los bronquiolos . Debido a que son muy finos, aparece una sensación de ahogo que puede llegar a ser muy problemática para niños de tan corta edad.

La prevalencia de este problema es inusualmente alta (95 % en menores de 2 años), aunque no en todos los casos acaba siendo necesaria la hospitalización, de hecho, la mayoría de las veces se presenta tan sólo como un resfriado común. Cabe señalar que sólo en Catalunya la bronquiolitis ya supone 300 hospitalizaciones de niños al año. La enfermedad es más grave cuanto más pequeño es el bebé. Así, los niños de 0 a 3 meses son los que corren un mayor riesgo de ser hospitalizados , ya que las dificultades respiratorias pueden conllevar la necesidad de administrar oxígeno mediante métodos clínicos.

Debemos sospechar que un niño de hasta 2 años sufre bronquiolitis cuando observemos varios de los siguientes síntomas:

  • Síntomas de resfriado muy virulentos de al menos 48 horas (pueden ir acompañados de fiebre).
  • Tos de intensidad variable.
  • Dificultad para respirar.
  • Ruidos respiratorios (sibilancias).

El virus VRS es muy contagioso, y se transmite siempre de forma directa, es decir, de persona a persona. Puede ser a través de las secreciones respiratorias o incluso a través de los objetos de uso personal del enfermo. El virus penetra a través de la mucosa nasal, y se inicia un período de incubación que puede durar entre 2 y 8 días. Los doce primeros días de contagio son, precisamente, el periodo en que es más probable transmitirlo a otros niños . La intensidad máxima de los síntomas se alcanza entre las 24 y las 48 horas.

Para que se produzca el contagio directo de persona a persona, la distancia que las separa debe ser inferior a 2 metros. Que la madre fume durante el embarazo puede ser un factor agravante de esta enfermedad , ya que está comprobado que el pequeño nace con unos bronquiolos de menor calibre, y por lo tanto sufre más la inflamación.

Cómo tratar la bronquiolitis

No existe ningún tratamiento eficaz para el VRS. Las medidas generales para el tratamiento de la bronquiolitis se basan en asegurar la toma de líquidos para mantener una buena hidratación, favorecer la posición boca arriba con una inclinación positiva de la cabecera de la cama de unos 30º, lavados nasales con suero fisiológico, evitar factores irritantes de cualquier tipo (tabaco, humos), controlar la temperatura (que sea moderada) y vigilar con atención la aparición de signos de empeoramiento. Si aparece dificultad respiratoria, mal color, agitación o somnolencia inusual, vómitos etc. Deberíamos acudir a urgencias.

El tratamiento con fármacos no es el más eficaz en estos casos, pero es posible que el facultativo recete broncodilatadores (del tipo del salbutamol), adrenalina nebulizada, glucocorticoides o antibióticos si existen signos de infección bacteriana. Lo que sí es imprescindible es el aporte de oxígeno (mediante mascarilla) cuando el niño lo precise .

A partir de los 2 años, los consensos internacionales indican que ya no se efectúa el diagnóstico de bronquiolitis en los términos descritos. Es importante tener en cuenta que los niños que padecen una bronquiolitis moderada o grave, con mucha frecuencia, desarrollan una gran facilidad para padecer bronquitis obstructivas en inviernos subsiguientes, y en algunos casos incluso desarrollar asma.

Fuente : http://www.lavanguardia.com/salud/neumologia/20121130/54355982255/salud-medicina-neurologia-bronquiolitis.html#ixzz2HYy4VQyw

Etapa: 

Comparte