• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Todo lo que necesitas saber antes de comprar un termómetro

25/11/2015

Existen varios termómetros en el mercado, pero no todos son adecuados para cualquier edad. Descubre cómo obtener un resultado más preciso y descifrarlo correctamente.

¿Qué es la fiebre?

La fiebre es el principal síntoma (no es una enfermedad) que presentan los niños cuando padecen una infección, y es el principal motivo de consulta al pediatra. El Dr. Jordi Pou, pediatra del Hospital Sant Joan de Déu, nos ayuda a comprender en este vídeo cuál es el mecanismo que provoca este síntoma y cómo debemos actuar en caso de que el niño presente fiebre.

Para detectar la temperatura del niño debemos usar un termómetro, pero no todos son adecuados para cualquier edad. En este artículo se describen los distintos tipos de termómetros que existen en el mercado y cuál es mejor para cada rango de edades. 

Tipos de termómetros

En el mercado existen diversos termómetros con buenas prestaciones, aunque no todos son adecuados para cada momento de la vida de tu hijo.

  • Termómetros digitales: son los de uso más común, y están indicados para tomar la temperatura por vía oral, rectal y axilar. Esta última es la menos precisa. Ten presente que debe higienizarse con alcohol antes y después de cada uso, y aun así debe usarse siempre en el mismo sitio.
  • Termómetros para el oído: ofrece un resultado fiable únicamente si el canal auditivo está limpio y no es demasiado curvado.
  • Termómetros chupete: ideal para bebés, registra la temperatura mientras lo succionan.
  • Termómetros para la arteria temporal: miden la fiebre a partir del contacto con la frente del bebé. 

Como puede observarse, hay diversos métodos conocidos para aplicar el termómetro en los niños y saber si tienen fiebre, pero ¿cuál es realmente el más fiable? La respuesta dependerá siempre de la edad del niño.

Uso de termómetros según las edades

  • Bebés de hasta 3 meses. La más adecuada es la temperatura rectal. Es importante lubricar el termómetro antes de emplearlo, e introducirlo entre 1,5 y 2,5 centímetros en el recto, con el bebé tumbado boca abajo. Cambia de método si compruebas que hay resistencia. Para esta edad también puede ser válido emplear el termómetro de arteria temporal, que se aplica menos tiempo y de forma menos invasiva.
  • Niños entre 4 meses y 4 años. La temperatura rectal sigue siendo la más precisa, aunque para esta edad también puede situarse el termómetro en la axila, u optar por un termómetro de chupete. Para medir temperatura axilar, asegúrate que el termómetro toque la piel y no la ropa. No emplees el termómetro para el oído hasta que el niño alcance los 6 meses de edad.
  • De 4 años en adelante. Es la edad idónea para tomar la temperatura por vía oral, que es la que lleva menos tiempo. El dispositivo tiene que estar situado debajo de la lengua mientras se sujeta con los labios. Es importante que el niño no haya ingerido comidas ni bebidas en los últimos 30 minutos, puesto que ello puede alterar la lectura. Emplea otro método si padece congestión nasal.

Interpretando el resultado. ¿Cuándo podemos hablar de fiebre?

Tu hijo tiene fiebre si obtienes alguno de los siguientes resultados:
  • Temperatura rectal, del oído o de la arteria temporal: 38 ºC o superior.
  • Temperatura oral: 37,8 ºC o superior.
  • Temperatura axilar: 37,2 ºC o superior.
Se recomienda solicitar ayuda pediátrica si la fiebre supera en nueve décimas las cifras aquí presentadas. En el caso de los bebés de 3 meses o menos, en cambio, es mejor acudir al médico tan pronto como la fiebre aparezca. Recuerda bien el valor de la fiebre y con qué método la obtuviste para explicarlo al facultativo.
 
Referencia bibliográfica:
 
Thermometer basics: Taking your child’s temperature. Mayo Clinic. Infant and toddler health, 2012 [acceso: 25 de noviembre de 2013]. 
 
 

Comparte