• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

¿Sirve el casco cómo medida para evitar malformaciones en el cráneo de los bebés?

29/08/2014

Uno de cada seis bebés menores de medio año desarrolla algún tipo de malformación craneal por dormir de espaldas. Mientras que se ha demostrado en varios estudios que esta práctica ha disminuido los casos de muerte súbita, ha hecho a la vez aumentar los casos de bebés con los cráneos aplastados. Ante estas situaciones, en los últimos años, muchos pediatras han recomendado el uso de cascos para evitar estas malformaciones, pero ¿resulta eficaz esta medida?

Según un estudio desarrollado por la Universidad de Twente (Holanda) el efecto de los cascos no es tan eficaz como hasta ahora se creía. El doctor Renske M. van Wijk y su equipo han liderado un estudio en el que asignaron el casco a 42 bebés de entre 5 y 6 meses con deformaciones en la cabeza. Los llevaron 23 horas al día durante medio año. Paralelamente, otros 42 niños con el mismo problema no se sometieron al tratamiento. 

Como conclusión hallaron que no existían diferencias significativas entre los dos grupos de estudio. Sin embargo, los autores admiten que la diferencia sigue siendo evidente en casos muy graves de malformación y que su conclusión sólo sería aplicable a defectos leves y moderados.

Sobre la investigación, el doctor James J. Laughlin, autor del documento sobre deformaciones del cráneo en la Asociación Americana de Pediatría, explica que “hay casos de niños con deformaciones moderadas que son tratados con la terapia del casco, y este estudio confirma y reafirma que no es necesario”. Además, el experto explica que los cascos, que rondan los 950 y 2.200 euros pueden suponer un problema económico para muchas familias.

Por su parte, muchas empresas que fabrican cascos cuestionan la tesis obtenida y aseguran que los resultados del estudio están sesgados y que son alarmistas. Además, muchos cirujanos temen que los resultados del análisis se generalicen para todos los casos y que se ponga en peligro la cobertura de las aseguradoras para los niños afectados con casos más graves y que realmente necesitan un casco corrector. 

Prevenir las malformaciones

Ante la posibilidad de malformaciones en la cabeza de los bebés, sin embargo, muchos pediatras recomiendan el reposicionamiento, que supone alternar el lado al que mira el bebé cuando duerme de espaldas para que mantenerse en una misma posición no le perjudique.

Por su parte, el doctor Chad A. Perlyn, cirujano pediátrico craneofacial del Hospital infantil de Miami, también recomienda que los pequeños estén más tiempo tumbados sobre la barriga.

No obstante, es recomendable que, si os encontráis en esta situación, consultéis las posibles opciones con vuestro pediatra y valoréis si es necesaria la solución del casco o bien podéis optar por otras alternativas que tengan un efecto similar. 

Acceso a los documentos originales:

Helmets do Little to help moderate infant skull flattening, study finds. New York Times.

Prevention and Management of Positional Skull Deformities in Infants. Pediatrics.  

Helmet therapy in infants with positional skull deformation: randomized controlled trial. BMJ

Comparte