• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

El síndrome de burnout o la sobrecarga de los padres: ¿cómo evitarlo?

26/10/2012

Ser padres exige dedicación las 24 horas del día. Sin embargo, no permitas que un nivel de estrés excesivamente alto sea lo normal en tu día a día. Evita el síndrome del burnout o la sobrecarga tomando algunas precauciones.

La exposición continua al estrés reduce los niveles de cortisol, la hormona que regula la glucosa y la respuesta del cuerpo a la tensión. Lo sufren los soldados en las zonas de conflicto, que se vuelven insensibles al peligro, y también algunos padres y madres, en especial, los de niños con trastornos como autismo o hiperactividad, según una investigación de la Universidad de Wisconsin (EE. UU).

En general, el síntoma principal del “burnout de los cuidadores” es la insensibilidad, razón por la cual los afectados no suelen darse cuenta de que padecen este síndrome. Además, el burnout comporta otros síntomas:

  • Cansancio
  • Irritabilidad
  • Actitud indiferente y negativa
  • Aislamiento social
  • Pérdida de interés por las actividades favoritas
  • Enfermedades frecuentes y dolor crónico
  • Dificultades para concentrarse
  • Cambios en los patrones del sueño
  • Cambios en el apetito y en el peso
  • Sentimientos de desesperación o impotencia
  • Consumo inapropiado de alcohol o medicamentos

Sin el tratamiento adecuado, el agotamiento en este tipo de casos puede impedir que la persona afectada se pueda desenvolver en su día a día. Afortunadamente, quien padezca el síndrome de burnout puede recuperarse fácilmente y evitar que le vuelva a suceder.

Para evitar el cansancio por la conciliación o la sobrecarga de responsabilidades como padre o madre, sigue estos 8 consejos:

  1. Pide ayuda cuando la necesites a familiares, amigos y personas cercanas.
  2. Consulta al médico siempre que sea necesario.
  3. Delega los cuidados a tus hijos cuando haga falta.
  4. Lleva un estilo de vida saludable. Come bien, haz ejercicio y procura seguir una rutina regular de sueño.
  5. Fomenta tu creatividad: te rejuvenecerá. La fotografía, la música, la escritura, la costura, la cocina, el bricolaje, el senderismo o la jardinería te permitirán relajarte.
  6. Introduce pequeños rituales en tu día a día: meditación, una taza de té, leer un libro o charlar cada día un rato con un amigo son algunas buenas ideas.
  7. Respeta tus límites. Aprende a decir “no”.
  8. Relájate y ordena tus prioridades. Piensa en tus metas y en las de tu familia, y concédete un tiempo para descansar cada día.

Referencia bibliográfica

Wang, K.: 8 essential tips for preventing caregiver burnout. Friendship Circle Blog - The Friendship Circle of Michigan, The Friendship Circle Blog, 4 de octubre de 2012 [acceso: 24 de octubre de 2012]. Disponible en: http://blog.friendshipcircle.org/2012/10/04/8-essential-tips-for-preventing-caregiver-burnout

Comparte