• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Signos de cansancio en bebés y niños: ¿cuáles son y qué podemos hacer para que descansen lo mejor posible?

24/05/2016

A menudo los niños se agotan con facilidad y les resulta difícil conciliar el sueño.

Si sabes detectar los signos del cansancio, serás capaz de ponerlo a dormir antes de que el malhumor se apodere de él. 

Signos de cansancio según la edad del niño

En recién nacidos: 

  • Tira de las orejas o cierra los puños.
  • Sus párpados “aletean” y se mueven rápidamente.
  • Mueve los brazos y piernas de forma brusca, espasmódica.
  • Bosteza.
  • Arquea la espalda hacia atrás.
  • Se chupa los dedos (esto suele significar que está tratando de encontrar maneras de dormirse).

Los recién nacidos llegan a estar realmente cansados si han estado despiertos durante más de 1 hora u hora y media, mientras que entre los 3 y 6 meses, este cansancio aparece cuando llevan entre hora y media y 3 horas despiertos. 

Los bebés y niños pequeños:

  • Están torpes.  
  • Están muy “apegados” y demandan atención constantemente. 
  • Lloriquean y lloran. 
  • Se aburren con los juguetes.
  • Se ponen irritables con la comida. 

Los lloriqueos y el llanto pueden significar que tu hijo está completamente exhausto, aunque a menudo es difícil diferenciar si está llorando por cansancio o por hambre.

Entre los 6 y los 12 meses, el pequeño estará cansado después de 2-3 horas despierto. Los niños de 1 año o año y medio estarán muy cansados si se saltan su reposo de la mañana y la tarde. 

Cómo crear un ambiente propenso a la relajación y que facilite el descanso del niño

Cuando el pequeño empieza a mostrar signos de cansancio, es importante reducir la alteración y crear un momento de tranquilidad que le ayude a quedarse dormido.

Para conseguirlo, puedes:

  • Guardar los juguetes y llevarlo al lugar donde suele dormir.
  • Cerrar las cortinas y persianas y apagar las luces.
  • Hablarle en voz baja, suavemente.

Intenta relajarlo con un abrazo suave, leyendo un cuento o cantando una canción tranquila. Si el entorno es ruidoso y atareado, quizás necesitará un poco más de tiempo de calma antes de ir a dormir. Un buen método es poner música tranquila para ayudar a reducir el ruido de fondo. 

En este vídeo del Observatorio Faros el Dr. Òscar Sans, neurólogo experto en sueño infantil del Hospital Sant Joan de Déu, aporta una serie de consejos para instaurar hábitos para dormir bien y detectar los principales trastornos del sueño en la edad infantil.   

Finalmente, es importante recordar que a la hora de dormir cada niño es diferente. Es posible que tengas que experimentar un tiempo para encontrar qué es lo que funciona para tu hijo. Por eso es necesario aprender a reconocer los signos del bebé: identificar sus señales de sueño, descubrir qué funciona mejor para que se relaje y qué le ayuda más para quedarse dormido. Igualmente, es importante ser constante en los pasos y técnicas que se utilizan. 

Referencia bibliográfica:

Tired signs in babies and children. Raising Children Network, 2013. [acceso 22 de octubre de 2013]. 

Comparte