• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Siete sencillos pasos para el cuidado del cordón umbilical

30/04/2014

El cordón umbilical es el cordón que mantiene al bebé unido a la placenta, la fuente de los nutrientes y del oxígeno mientras se desarrolla en el útero. Tras el nacimiento, el cordón umbilical se corta, pero queda un muñón de 2 o 3 centímetros.

Sigue estos 7 consejos clave para evitar que se infecte

El objetivo de los cuidados es prevenir que la herida se infecte y favorecer la caída del muñón. Normalmente tarda entre 5 y 15 días en secarse, adquiere un color negro y normalmente cae por sí solo. 

Para  un correcto lavado y cuidado de la zona, sigue estos sencillos pasos:

  1. Lávate bien las manos.
  2. Usa una gasa estéril tomándola por sus cuatro puntas. Empapa su zona central (sin contacto directo con los dedos) con alcohol de farmacia de 70 grados.
  3. Limpia suavemente la base del ombligo, frotando en círculos alrededor del mismo.
  4. Toma una nueva gasa estéril y limpia la parte distal del ombligo (que lleva la pinza).
  5. No cubras el ombligo con una gasa, ello retardaría el proceso de secado (el pañal debe colocarse doblado por debajo del ombligo).
  6. Repite la cura tres veces al día, o más si la herida se mancha con deposiciones u orina.
  7. Una vez que haya caído el muñón, sigue aplicando la cura hasta que la herida cicatrice (este proceso puede tardar entre 7 y 10 días más).

Posibles signos de infección

El muñón del cordón umbilical del bebé podría estar infectado si observas alguno o varios de los siguientes síntomas:

  • Se inflama o desprende un olor desagradable.
  • La zona de alrededor del ombligo se inflama o se enrojece.
  • El bebé tiene fiebre, no come bien o presenta malestar general.

En tal caso, debes solicitar atención médica tan pronto como te sea posible.

Precauciones adicionales sobre la cura del cordón umbilical

Otra opción recomendable para la higiene del muñón en el ombligo del bebé es un baño, el mismo día siguiente al nacimiento.

En tal caso deberán emplearse siempre jabones neutros, poco agresivos con la piel (suelen estar indicados como pH 5.5). El secado del bebé, con suavidad y sin fricción, es muy importante; especialmente en las zonas del cuerpo donde hay pliegues, pues es donde más humedad se puede acumular.

Para proteger la herida, no emplees ombligueros, esparadrapos, vendas o accesorios similares, pues no aceleran la curación de la herida del bebé y además pueden favorecer el vómito (por la presión abdominal) o provocar lesiones en la piel.

Referencias bibliográficas:

Cuidados del cordón umbilical en el recién nacido. Servicios de Salud de Castilla La Mancha (SESCAM). 2005.

Caring for your baby's umbilical stump. BabyCentre (Midwives). 2013.

Comparte