• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Seguridad alimentaria. ¿Qué pasa con el E.coli?

14/06/2011

Los sistemas sanitarios de media Europa andan alborotados con un brote muy agresivo de la cepa E.coli. Pero, mientras diversos grupos de investigadores tratan de determinar su origen ¿qué podemos hacer nosotros para prevenir su transmisión? Generalmente, el contagio se establece por vía oral y se origina en el contacto directo o indirecto con heces, por lo que reforzar las medidas de higiene es una buena estrategia para mantener la bacteria a raya. He aquí algunos consejos al respecto.
La bacteria E.coli puede dar pie una infección intestinal y terminar derivando en lo que se conoce como síndrome urémico hemolítico, que, entre otros síntomas, provoca vómitos, diarrea e incluso sangre en las heces. El brote actual de se caracteriza por ser una variante genética de dos bacterias más agresiva y resistente a los antibióticos.

El E.coli puede transmitirse a través de los niños pequeños, que a menudo pueden ser portadores sin que se manifieste síntoma alguno. No lavarse las manos correctamente después de cambiarles el pañal expone al adulto a la transmisión de la bacteria.

La contaminación penetra en el cuerpo por vía oral y suele deberse al contacto con heces (o con elementos que hayan estado en contacto con heces), generalmente por una falta de higiene. Recomendamos para prevenirla:

  1. Lavarse bien las manos antes de preparar, servir o comer alimentos.
  2. Si algún miembro de la familia presenta diarrea, vómitos o cualquier otro síntoma, no debe manipular alimentos.
  3. Toda la fruta y verdura y especialmente aquella que vaya a comerse cruda, debe lavarse adecuadamente (lo mejor es echar en un recipiente con agua unas gotas de lejía y sumergirla durante 10 minutos).
  4. Pelar los tubérculos y las frutas.
  5. Cocer completamente la verdura y la carne destruye las bacterias.
  6. La carne cruda debe separarse del resto de alimentos y cocinarse a una temperatura superior a 70º.
  7. Nunca se debe servir la carne en el mismo plato en el que estaba antes de cocinarla.
  8. Lavarse bien las manos tras manipular verduras frescas o carne cruda.
  9. Limpiar después de cocinar las superficies de trabajo de la cocina.
  10. Lavarse bien las manos tras el contacto con animales domésticos o de granja.
  11. Lavarse bien las manos tras ir al baño o cambiar pañales.

Referencia bibliográfica

Comparte