• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Sarna o roña

02/01/2017

La sarna es una infestación cutánea habitual que cursa con pequeñas protuberancias y ampollas asociadas a picor. Se trata con cremas anti-ácaros, o por vía oral en los niños mayores. Puesto que es muy contagiosa, se deben tratar todas las personas que vivan con el paciente.

La sarna es contagiosa y se trasmite a través del contacto prolongado piel con piel o de las relaciones sexuales con una persona infectada. Se propaga fácilmente en situaciones donde se produce mucho contacto entre personas, como las guarderías, las escuelas y las residencias universitarias. Los ácaros pueden vivir aproximadamente de dos a tres días en la ropa, por lo que también se puede contraer la sarna al compartir ropa.

Signos y síntomas de la infestación por sarna

Las protuberancias de la sarna la provocan unos ácaros diminutos que excavan túneles en la capa superior de la piel, donde depositan sus huevos. Las marcas de los túneles se pueden ver como líneas cortas, onduladas, rojizas u oscuras sobre la superficie de la piel, y aparecen sobre todo alrededor de las muñecas y entre los dedos.

Los síntomas pueden tardar en aparecer de cuatro a seis semanas en una persona que nunca ha tenido la sarna; pero, en personas que ya la han padecido, pueden aparecer al cabo de pocos días. El síntoma más frecuente de la sarna es un intenso picor, que puede empeorar por la noche o después de un baño caliente. El picor se debe a una reacción de hipersensibilidad a los ácaros y/o a sus heces y huevos.

Las partes del cuerpo más frecuentemente afectadas son las manos y los pies (sobre todo los pliegues), la cara interna de la muñeca y los pliegues de piel de los brazos. También puede aparecer en codos, alrededor del pecho, los genitales, el ombligo y las nalgas.

Tratamiento de la sarna

Los médicos tratan la sarna recetando cremas o lociones para matar ácaros. La crema debe aplicarse sobre la piel de todo el cuerpo, no solo sobre la parte afectada por la erupción y, por lo general, debe permanecer sobre la piel de ocho a 12 horas antes de lavarla. Lo más frecuente es que el tratamiento se deba repetir al cabo de una semana. A veces, los pediatras prefieren utilizar medicamentos administrados por vía oral, en vez de cremas, para tratar a niños mayores. Es posible que el pediatra también recete un antihistamínico para aliviar el picor.

En cuanto un niño empieza a recibir tratamiento contra la sarna, el picor suele tardar de uno a dos días en remitir; aunque a veces puede persistir varias semanas. Si el picor sigue siendo intenso, es posible que el pediatra le recete al niño una crema que contenga esteroides, como la hidrocortisona. Las cremas de esteroides solo se pueden utilizar bajo la recomendación de un médico, ya que hay ciertas infecciones que empeoran tras recibir este tipo de tratamiento. La mayoría de los niños pueden volver a ir al colegio al día siguiente de completar el tratamiento.

Prevención del contagio por sarna

Si un miembro de tu familia está recibiendo tratamiento contra la sarna, los demás miembros de la familia que conviven con él también deben recibirlo, aunque no presenten ningún síntoma. La ropa se debe lavar con agua caliente y se deben introducir los peluches en bolsas de plástico y cerrarse herméticamente durante un mínimo de tres días. Se debe pasar la aspiradora por todas las habitaciones de la casa y tirar después la bolsa de la aspiradora a la basura.

Comparte