• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Resuelve todas tus dudas sobre el asma infantil

03/05/2016

¿Qué es el asma?

El asma es una enfermedad crónica que afecta a las vías respiratorias, y cuya característica principal es que se inflaman los bronquios. Los bronquios son los tubitos que permiten llenar los pulmones de aire, por lo que al inflamarse se cierran parcialmente y el aire no puede entrar como es debido.

Por eso, los síntomas del asma son principalmente la tos, los pitos, la sensación de ahogo o la dificultad para respirar.

En condiciones normales la inflamación de los bronquios puede permitir entrar suficiente aire para que el paciente se encuentre bien, pero hay situaciones que hacen que esta inflamación aumente y aparezcan los síntomas.

Estas situaciones son variadas y dependen de cada paciente. A veces son infecciones como los virus, otras veces son sustancias a las que tenemos alergia y que cuando aumentan en el ambiente nos inflaman los bronquios (ácaros del polvo, epitelios de animales, pólenes…). También el frio, la contaminación u otras sustancias irritantes, como el humo del tabaco, pueden desencadenar estos procesos. 

¿Es muy frecuente el asma? ¿Por qué tengo asma?

El asma es una de las enfermedades crónicas mas frecuentes en la infancia. Aproximadamente el 10% de los niños pueden tener asma en países como España, por lo que posiblemente tu hijo no sea el único niño de su clase que tenga este problema. 

Se desconoce el motivo por el que algunos pacientes tienen asma y otros no.

Se sabe que no hay una causa única que produzca el asma, por eso se dice que es una enfermedad de causa multifactorial. Hay una base genética importante, por eso es frecuente que afecte a miembros de la misma familia, pero se ha visto que hay otros factores como la exposición al humo del tabaco en la edad temprana, determinadas infecciones, o factores de la dieta que también pueden favorecer el que un niño tenga asma. 

¿Qué síntomas produce el asma?

Como hemos explicado, los síntomas se producen cuando la inflamación en los bronquios impide que entre bien el aire a los pulmones, por lo que tenemos tos o pitos, nos cuesta respirar o tenemos sensación de que nos aprietan el pecho. 

A veces estos síntomas se mantienen durante varios días, en estas situaciones hablamos de una crisis de asma. Otras veces son síntomas puntuales que aparecen y desaparecen de forma espontánea o con la ayuda del tratamiento, en estas situaciones hablamos de síntomas intercrisis. Muchas veces son por la noche y nos impiden dormir bien, pero pueden aparecer en cualquier momento del día.

Como muchos de los pacientes con asma son alérgicos, a veces también hay síntomas de mucosidad, picor de nariz u ojos, estornudos… que pueden preceder o acompañar a los síntomas de asma. 

Asma inducida por el ejercicio

En los niños con asma es muy frecuente que aparezcan los síntomas después de realizar actividades físicas, es lo que se conoce como asma de esfuerzo.  

Cuando hacemos ejercicio se producen una serie de cambios en las vías respiratorias que en los pacientes con asma puede desencadenar una crisis con aparición de síntomas. Muchos de estos síntomas desaparecerán con el reposo, pero en algunas situaciones será necesaria administrar medicación para que el niño se encuentre mejor. En algunos casos concretos también puede ser útil tomar la medicación antes de realizar el deporte.

Para intentar prevenir que esto ocurra, lo mejor es realizar calentamientos correctos, e intentar evitar deporte al aire libre los días de mucho frio o mucho viento, o los días que previamente ya hayas tenido síntomas de asma. El tratamiento correcto del asma, ayudará al niño a controlar estos síntomas y a intentar evitar que aparezcan. Además el entrenamiento regular ayudará a mejorar los síntomas con el ejercicio, por lo que siempre es recomendable que los niños asmáticos realicen deporte con regularidad. 

¿Cómo se trata el asma?

En el tratamiento del asma es fundamental la educación. Es importante que el niño conozca los síntomas, los pueda reconocer a tiempo y pueda administrarse los medicamentos necesarios en cada momento.

También es muy importante que sepa como utilizar los medicamentos para el asma. La mayoría de ellos se administran de forma inhalada, es decir a través de la respiración. Existen distintos tipos de dispositivos para estos medicamentos: algunos son espráis que se recomiendan utilizar siempre con cámara espaciadora, otros medicamentos son en polvo seco y hay distintos dispositivos disponibles. Es muy importante que conozca como utilizar los dispositivos de los distintos medicamentos que le ha recomendado su especialista para conseguir que la medicación haga efecto. 

Además hay medidas ambientales que ayudarán a que tenga menos síntomas. Es muy importante evitar el humo del tabaco, tanto de personas de tu alrededor como evitar consumirlo cuando sea más mayor. Si es alérgico a alguna sustancia del ambiente también es importante que conozca las medidas para intentar disminuir los niveles; en caso de que no se puedan disminuir (como los pólenes) puede ser útil el uso de mascarillas. 

Medicamentos para el asma

Hay distintos tipos de medicamentos que podemos utilizar para controlar la enfermedad:

  • Tratamiento de los síntomas: Cuando tenemos síntomas, tenemos que tratarlos con medicaciones que actúen rápido. Generalmente son medicamentos broncodilatadores (abren los bronquios) que se administran de forma inhalada (a través de la respiración). El efecto se pasa en unas horas, por lo que puede ser necesario que se deban administrar varias veces al día. En determinadas ocasiones o si los síntomas son muy intensos, el pediatra puede mandar otro tipo de medicamentos.
  • Tratamiento de mantenimiento: Cuando el niño tiene síntomas con mucha frecuencia, el especialista puede recomendar un tratamiento para tener los pulmones protegidos. Estos tratamientos, para que funcionen bien hay que usarlos cada día (incluso cuando nose tengan síntomas). La duración del tratamiento variará en cada paciente, y será el especialista el que decida cuando y durante cuanto tiempo usarlos. 
  • Tratamiento de la alergia: En los pacientes alérgicos puede ser útil el combinar el resto de tratamientos con el tratamiento de la alergia mediante el uso de vacunas específicas. Se pueden administrar de forma subcutánea mediante inyecciones, o sublingual mediante gotas o comprimidos que se mantienen debajo de la lengua.

El pediatra alergólogo en función de las características de cada paciente dará un plan de tratamiento, tanto para tratar los síntomas de forma aguda, como un tratamiento de mantenimiento o para la alergia en caso de que sea necesario. Explicará también cuándo y cómo administrar la medicación. 

Artículo escrito por:

Dr. Jaime Lozano

Medico Adjunto de la Sección de Inmunoalergia del Hospital Sant Joan de Déu

Comparte