• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

El rechinar de dientes o bruxismo. ¿Qué es? ¿Hay que tratarlo?

24/07/2015

Es probable que en algún momento comiences a escuchar cómo a tu hijo le rechinan los dientes mientras duerme, un trastorno bastante común que recibe el nombre de bruxismo. De hecho, entre dos y tres niños de cada diez lo sufren en algún momento.

La mayor parte de las veces el bruxismo desaparece al cabo de un tiempo y no suele necesitar intervenciones, pero tienes que estar alerta para tratarlo si persiste o comienza a provocar problemas mayores.

¿Qué es el bruxismo?

El bruxismo es el hábito de apretar o rechinar los dientes de manera involuntaria. Puede ser de dos tipos: diurno o nocturno. El nocturno es a menudo el más problemático porque es más habitual y más difícil de controlar. Es más intenso en las primeras fases del sueño y cesa cuando éste es más profundo. En el niño se pueden manifestar los dos tipos de bruxismo simultáneamente.

El bruxismo suele aparecer cuando comienzan a salirle los dientes de leche al niño o en el proceso de cambio a la dentadura definitiva. 

¿Cuáles son sus causas?

Hay causas anatómicas y psicológicas. Se puede producir por el contacto anómalo entre dientes de la arcada superior e inferior.

También puede desencadenarse por otras causas físicas como contracturas cervicales o dolor de cabeza persistente. De todos modos, parece ser que aspectos emocionales o psicológicos como el estrés o la ansiedad influyen de manera importante en la aparición de bruxismo. 

¿Cuándo se debe buscar ayuda?

En la mayoría de los casos, el bruxismo infantil se controla solo con el paso del tiempo, pero en ocasiones puede originar patologías claramente visibles para el odontólogo y el pediatra. En este último caso, si los pacientes no se tratan, podría causar daño en la estructura de los dientes, patologías articulares y/o musculares, cefaleas, falta de sueño, problemas de concentración o imposibilidad de abrir la boca.

Si además del rechinar de los dientes, tu hijo tiene dificultades para comer o abrir bien la boca, es necesario ir al pediatra. También hay que acudir si el bruxismo no desaparece cuando el niño ya tiene todos los dientes. Dependiendo de las causas, él os derivará a un odontólogo, un psicólogo o un masajista. 

¿Cómo tratarlo?

Dependiendo de las causas del bruxismo, hay diferentes tratamientos:

  • Ayuda psicológica si está relacionado con un problema de estrés o nerviosismo. Buscar la forma de disminuir la ansiedad del niño puede ser útil. La hora de irse a dormir es un buen momento para ayudarle a relajarse, leyéndole libros, contándole historias, hablándole para que tu hijo se sienta cómodo y que te explique lo que le preocupa.
  • También puedes darle baños calientes a tu hijo antes de dormir para relajar su cuerpo y evitar la ansiedad, o ejercicios musculares para que disminuya el dolor.
  • Si el problema es anatómico, se puede recurrir a una férula de descarga, que es una funda protectora en forma de herradura que se ajusta perfectamente a los dientes y que se coloca para dormir y evitar así que rechinen. De este modo, se evita su desgaste y la sobrecarga muscular que puede producir dolor.
  • Si la mala posición de los dientes es leve se pueden realizar pequeños ajustes de tallado selectivo para eliminar los puntos de contacto entre dientes que favorecen el bruxismo.
  • También se puede recurrir a la ortodoncia en el caso de que las deformidades dentales lo requieran.

Es muy importante que trates el bruxismo de tu hijo si no desaparece de una forma natural, ya que con el tiempo le podría causar problemas como la pérdida del tejido de los dientes, una contractura de la musculatura facial o enfermedades de las encías. 

Acceso a las fuentes de consulta:

Bruxism (Teeth Grinding or Clenching). KidsHealth. [Fecha de consulta: 24/07/15]

Dental Health and Teeth Grinding (Bruxism). WebMD. [Fecha de consulta: 24/07/15]

El rechinar de dientes. Crecer feliz. [Fecha de consulta: 24/07/15]

Bruxismo infantil. Ser padres. [Fecha de consulta: 24/07/15]

Comparte