• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

¿Quién te quiere a ti? Guía para educar en positivo

26/07/2012

Educar en positivo no siempre es fácil, ya que exige grandes dosis de paciencia, dedicación y esfuerzo, pero el resultado final compensa. Gracias a esta guía encontrarás pautas y herramientas que te pueden ayudar en tu tarea más apasionante, la de educar a tus hijos.
Desde FAROS queremos recomendaros esta guía sobre la promoción de la educación en positivo y el buen trato, realizada por la ONG Save The Children con el apoyo del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

Como nos recuerda la guía, la Convención sobre los Derechos del Niño de Naciones Unidas reconoce a las familias como un grupo fundamental de la sociedad y el medio idóneo para el crecimiento los niños y las niñas. Crecer en un entorno familiar que les proporcione seguridad, amor y comprensión es la mejor manera de asegurarles su desarrollo físico, emocional y social normal y pleno .

La socialización primaria en la familia es clave para la formación de futuros ciudadanos adultos, responsables y comprometidos con la sociedad. Esta socialización se consigue ejerciendo una paternidad responsable y positiva, basada en los derechos del niño, en el afecto y también en el establecimiento de normas y límites.

La paternidad positiva se basa en tres condiciones : conocer, proteger y dialogar:

  • Conocer y entender a los niños y las niñas : cómo se sienten, piensan y reaccionan según su etapa de desarrollo.
  • Ofrecer seguridad y estabilidad : los niños y niñas deben confiar en sus padres y madres, sentirse protegidos y guiados.
  • Optar por la resolución de los problemas de manera positiva : sin recurrir a castigos físicos y humillantes.

Educar en positivo y desde el buen trato significa educarlos sin recurrir a gritos, insultos, amenazas, humillaciones, azotes o cachetes . Estos castigos causan en los niños y las niñas dolor, tristeza, miedo, soledad, culpabilidad y baja autoestima, y está demostrado que no son eficaces en la educación de los hijos.

En muchas ocasiones, los adultos vemos comportamientos en los niños que no entendemos y podemos vernos desbordados por no saber actuar correctamente. A medida que crecen, los niños manifiestan conductas y actitudes relacionadas con los cambios físicos, cognitivos, emocionales y de desarrollo social que están experimentando. Entender el comportamiento de tu hijo implica conocer los aspectos principales de cada etapa de su desarrollo, de sus necesidades y cómo responder ante ellas adecuadamente .

Es importante tener presente que cada niño es único y diferente a los demás y tiene su propio proceso evolutivo y desarrollo (algunos empiezan a hablar antes que otros o pueden empezar a caminar sin haber gateado antes, por ejemplo). Las características que se exponen en la guía responden a patrones generales de desarrollo evolutivo que pueden aparecer antes o después, dentro de unos márgenes temporales determinados.

Es importante estar atentos a retrasos –que podrían estar indicando algún tipo de déficit sensorial o físico que provoque problemas madurativos– con el fin de consultar con especialistas lo antes posible.

Fuente : Save the Children

Comparte