• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

¿Quién aconseja a los adolescentes a parte de los padres?

18/01/2018
¿Con quién habla un adolescente cuando necesita consejo sobre su salud o su vida personal? Probablemente lo mejor es compartir sus inquietudes con los padres o tutores legales, pero ¿qué pasa cuando esta no es la mejor opción?
 
A veces el adolescente puede sentir demasiada vergüenza o puede preocuparle la reacción de sus padres, pero no por ello debe dejar de hablar con un adulto para que le dé un consejo fiable. Es por ello que, como padres y madres, podemos ofrecer a nuestros hijos la opción de hablar con otros adultos de confianza que puedan orientarles, antes de permitir que se queden con el miedo, la angustia o la duda.

El médico: la mejor opción de privacidad y confianza

Una de las opciones que hemos de dar a nuestros hijos adolescentes es la comunicación con su médico de confianza. Os ofrecemos un listado de motivos que pueden tranquilizar a la hora de dar el paso.
  • El médico respetará su privacidad.
  • Antes de que a él/ella, el médico ha respondido todo tipo de preguntas de otros adolescentes.
  • Es un experto en temas de salud y podrá ayudarle a tomar decisiones saludables.
  • Puede orientarlo a encontrar una forma para hablar con los propios padres u otros adultos de confianza de su entorno.
  • Para hablar con el médico en privado sólo debe pedirlo. El médico puede reservar un tiempo para él/ella, durante casi todas las consultas.
  • Puede hablar con el médico (o enfermero del consultorio) sobre cualquier tema que le preocupe. ¡Cualquier tema!
  • Hay que advertir el adolescente que el médico puede hacerle preguntas sobre su vida familiar o escolar. Cuanto más sepa el médico, mejor podrá responder a las preguntas o inquietudes que el adolescente le plantea.
  • El médico mantendrá los detalles de lo que hablen en privado. Las únicas excepciones en que el médico no puede honrar la privacidad del adolescente es cuando alguien le esté haciendo daño o éste se haga daño a sí mismo o a otra persona. Hay leyes que requieren que el médico comparta información cuando hay duda de que una persona pueda ser herida.
  • Si esto sucediera, el médico hablará con el adolescente sobre cómo compartir cualquier información necesaria para que todos estén seguros.
  • El adolescente puede preguntar al médico qué cosas se pueden mantener confidenciales y qué quiere que este comparta con los padres.

 ¿Cuáles son las preguntas más frecuentes de los adolescentes?

Es importante que nuestros hijos sepan que respetamos su privacidad, como también lo es hacerles saber que los adolescentes, aparte de edad, comparten inquietudes y temores entre ellos. Hacerles conscientes de que sus dudas son parecidos a los de cualquier otro de su generación, o incluso muy similares a los que sentimos nosotros mismos a su edad, les puede ayudar a abrirse y compartir sus inquietudes.

En este sentido os ofrecemos una serie de preguntas frecuentes que los adolescentes pueden compartir con su médico. 

Preguntas sobre sexo y sexualidad:

 
¿Tengo que decirle al médico que estoy teniendo relaciones sexuales? El médico debe saber si el adolescente está teniendo relaciones sexuales o piensa tenerlas para ayudarle a tomar decisiones seguras y saludables. Si el adolescente no tiene información fiable sobre los preservativos y otras formas de control de la natalidad, podría quedar embarazada o contagiarse de una infección de transmisión sexual (ITS), llamadas también enfermedades de transmisión sexual (ETS), incluido el VIH. Además, si el adolescente tiene una infección, es importante que tanto él/ella como su pareja lo sepan para que puedan recibir tratamiento.
 
¿Puedo hacerme una prueba de enfermedades de transmisión sexual? El adolescente puede realizar pruebas y recibir tratamientos para enfermedades de transmisión sexual sin que sus padres lo sepan. Pueden hablar con el médico sobre sus inquietudes y cómo recibir este tipo de atención.

¿Puedo conseguir métodos anticonceptivos por mi cuenta? El adolescente tiene derecho a recibir servicios de planificación familiar, incluyendo métodos para el control de la natalidad y de contracepción de emergencia, sin el permiso de sus padres. De todas formas, si el adolescente siente que no puede hablar de esto con el médico, es conveniente hacerle saber que hay clínicas públicas, como las clínicas de infecciones de transmisión sexual, a veces llamadas clínicas de planificación familiar, en casi todas las comunidades. En estas clínicas los adolescentes pueden realizar pruebas de infecciones de transmisión sexual y obtener métodos para el control de la natalidad por su cuenta.

¿El médico explicará a mis padres si soy homosexual o bisexual? No, el médico no compartirá esta información con los padres, a menos que existan riesgos inminentes en la seguridad del adolescente, como si se siente tan deprimido que está pensando en hacerse daño. Incluso así, el médico les dirá a los padres que el adolescente está deprimido y necesita ayuda, pero no revelará la orientación sexual. El médico podrá ayudar al adolescente a decidir si lo explica y cómo hacerlo.

¿Qué pasa si me forzaron a tener relaciones sexuales? Sufrir una violación es algo muy traumático. Si alguien obliga al adolescente a tener relaciones sexuales, incluso si es alguien con quien está en una relación o alguien a quien conoce, ¡es un delito!

De todos modos, el adolescente tiene derecho a que toda la atención relacionada con el tema se gestione de forma confidencial. Específicamente, tiene derecho a que se recoja información y se llame a la policía para presentar cargos. También tiene derecho a recibir o rechazar pruebas y tratamiento de infecciones de transmisión sexual, incluyendo anticonceptivos de emergencia (la "píldora del día después") para evitar un embarazo, y asesoría para crisis por violación.

 

Preguntas sobre alcohol y drogas

 
¿Tengo que hacerme una prueba de detección de drogas si la escuela o mis padres me lo piden? El adolescente tiene derecho a rechazar la prueba de detección de drogas, pero deberá asumir que una de las consecuencias sea que no le permitan permanecer en la escuela o que los padres le retiren privilegios por falta de confianza.

Tengo problemas de alcoholismo (o drogas) y quiero detenerme antes de que mis padres se enteren. ¿Dónde puedo obtener ayuda? Aunque es mejor hablar con honestidad con los padres, usualmente se puede empezar a recibir ayuda sin su permiso, visitando a un terapeuta. El médico puede ayudar al adolescente a buscar un terapeuta o un programa. En la mayoría de casos, los padres se sienten aliviados cuando el hijo pide ayuda y apoyan el tratamiento. El médico también puede ayudar al adolescente a hablar con sus padres.

Un mensaje importante para los padres.

Ahora que vuestro hijo o hija es adolescente, su cuerpo y sus sentimientos están cambiando. Es importante mantener una relación cercana con vuestro hijo adolescente, pero esto también significa fomentar la habilidad de tomar decisiones saludables y permitir que vuestro hijo hable a solas con el médico en cada visita.

Esto ayudará a que vuestro hijo adolescente aprenda más de sí mismo, desarrolle una relación de confianza y tome las riendas de su vida y su salud adoptando decisiones saludables. Debe saber que el médico siempre alentará a vuestro hijo para que comparta la información con vosotros, pero puede haber cosas que él o ella prefiera hablar primero con un profesional de la medicina, y eso está bien.

Lo más importante es que vuestro hijo adolescente hable con un adulto responsable sobre sus inquietudes de salud.

Acceso a la fuente de consulta:

Information for Teens: What You Need to Know About Privacy. Healthy Children. [Fecha de consulta: 18/01/2018]

Etapa: 

Comparte