• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Problema de espalda: ¿qué es la cifosis?

27/10/2015

La cifosis no suele provocar problemas y no suele ser necesario corregirla. Pero, a veces, el arqueamiento de la columna es lo bastante importante como para requerir el uso de un corsé ortopédico o una intervención.

La columna vertebral, en vez de ser recta, consta de una curvatura normal en la parte alta, que ayuda a sostener la cabeza y la parte superior del cuerpo.

En la cifosis, también conocida como “chepa” o “joroba”, la columna presenta un arqueamiento excesivo hacia delante en la parte media y superior de la espalda. Se trata de una afección bastante frecuente que puede provocar molestias y/o dificultades para respirar.

¿Cómo puede saber un niño si tiene cifosis?

Las personas con cifosis acentuada tienen la espalda más arqueada de lo normal y hasta pueden tener joroba (o chepa), pero hay muchos casos de cifosis que son difíciles de detectar.

Para saber si una persona tiene cifosis el médico le explorará la columna vertebral; también es posible que le pida que flexione el tronco hacia adelante, por la cintura, y/o que se acueste.

Si el médico creyera que tu hijo podría padecer una cifosis, solicitaría que le hicieran una serie de radiografías de la columna. Y, para saber si la cifosis está afectando a su respiración, el médico le pediría que respirara mientras escucha el sonido de sus pulmones. 

¿Se puede tratar la cifosis?

Si parece que la cifosis no va a causar ningún problema, no es necesario tratarla. Bastará con hacerse controles regulares hasta que concluya la etapa de crecimiento para asegurarse de que la espalda ha dejado de arquearse.

También es posible que el médico recomiende consultar a un traumatólogo, quien explorará la columna del paciente para determinar la gravedad de la cifosis y buscar su causa.

Los casos de cifosis de origen postural se suelen tratar con fisioterapia y ejercicios de fortalecimiento de la espalda. También es posible que el traumatólogo recomiende dormir en un colchón duro y/o recibir clases para corregir la postura.

Los casos más graves de cifosis se tratan utilizando corsés ortopédicos e, incluso, mediante intervenciones quirúrgicas. 

Corsé ortopédico

Los corsés ortopédicos permiten evitar que la cifosis empeore mientras el niño va creciendo. Algunos solo se utilizan por la noche y otros durante todo el día. Los corsés ortopédicos son cada vez más ligeros, más cómodos y más fáciles de llevar.

Cuando la columna vertebral deja de crecer, lo más probable es que la cifosis deje de provocar problemas y deje de ser necesario llevar corsé.

Intervención quirúrgica 

En los casos más graves de cifosis y en todos los casos de cifosis congénita, es necesario operar al paciente. Esta operación consiste en realizar una fusión vertebral (unir dos o más de las vértebras afectadas) para reducir el arqueamiento de la columna. 

Los niños pueden moverse y desplazarse sin problemas mientras se recuperan. La mayoría de ellos se pueden poner de pie y caminar al cabo de uno o dos días, vuelven a su casa en el transcurso de una semana, al colegio en un plazo máximo de un mes y pueden retomar algunas de sus actividades al cabo de 3 o 4 meses. 

Al cabo de, como máximo, 12 meses, la mayoría de los niños pueden retomar todas sus actividades habituales, porque sus huesos deberían estar completamente fusionados. Es importante que los pacientes, después de operarse, hablen con sus médicos sobre las actividades que podrán practicar mientras se recuperan.

Los  niños con cifosis pueden llevar vidas normales y activas, porque el deporte y la actividad no empeoran la cifosis.

Acceso a la fuente de consulta:

Cifosis. KidsHealth. [Fecha de consulta. 27/10/2015]

 

 

 

Comparte