Las principales dificultades en los estudios: ¿cómo superarlas?

06/09/2012

¿Cómo puedes reaccionar si detectas que tu hijo no avanza correctamente en los estudios? En primer lugar, es importante comprender la naturaleza del problema, ya que no todas las situaciones de dificultad de los estudiantes son iguales. Te explicamos siete claves para ayudar a los jóvenes estudiantes.
Las dificultades a la hora de estudiar deben corregirse cuanto antes, de lo contrario se pueden perpetuar o crear un mal hábito de estudio. En primer lugar, es fundamental determinar cuál es el problema. ¿Se trata de una falta de actitud? ¿Hay demasiada pereza? ¿O es por una baja comprensión lectora? En segundo lugar, es clave determinar cuándo apareció la dificultad en el estudio, y cuál ha sido su causa. Puede deberse a un cambio de curso, a un profesor nuevo, etc. Entender el origen del problema es valioso para abordarlo con más eficacia.

Una vez solucionadas estas dos incógnitas, ya estaremos preparados para elegir la estrategia más adecuada a seguir. La siguiente guía propone algunos consejos eficaces, en función de cuál es el problema al que debemos enfrentarnos. La ayuda de los padres en la aplicación de esta estrategia puede ser fundamental para el alumno. En general, los problemas pueden clasificarse en siete grupos diferentes:

1.- Omitir el tiempo de trabajo : Si el alumno se encierra durante muchas horas en su cuarto, pero dedica su tiempo a pensar en otras cosas y no completa sus tareas, puede solucionarse fijando un determinado tiempo de estudio para cada día, que irá incrementándose según avance el curso. Lo más recomendable es hacerse un horario en el cual haya tiempo para hacer de todo: es mejor poco tiempo y bien aprovechado que mucho tiempo en el que haya dispersión. Otra táctica que funciona es fijar un tiempo determinado para cada tarea.

2.- Dejar el estudio para el último día : Generalmente estos estudiantes se acuestan tarde y se levantan temprano los días antes de un examen, y sus padres tienen la percepción de que su esfuerzo ha sido grande. No obstante, es mucho más eficiente distribuirse el tiempo de estudio a lo largo de todo el curso, marcando unas horas diarias para ello. Los alumnos deben entender que la táctica de dejarlo todo para el final resulta inviable en cursos superiores.

3.- Comprender el texto pero no memorizarlo bien : Muchos jóvenes dan el texto por estudiado cuando lo han entendido. No obstante, ciertos contenidos conllevan un importante esfuerzo de memorización. Los padres pueden, por ejemplo, preguntar a los hijos lo estudiado para comprobar el resultado.

4.- Problemas de concentración : Ocurre cuando los niños se distraen con demasiada facilidad o tienen la mente ocupada con cosas diferentes al estudio. En este caso es muy importante eliminar de su campo visual todas las posibles distracciones. También es importante estudiar siempre a la misma hora, y es clave cumplir el tiempo previsto para la tarea. En este caso, además, puede ser importante intercalar descansos.

5.- Dificultades en la lectura : Les sucede a los estudiantes que leen despacio o demuestran un vocabulario pobre. La práctica de la lectura y realizar varios ejercicios de comprensión lectora es la única forma de atajar el problema.

6.- Lagunas en las materias : Hay asignaturas, como las matemáticas, que siguen una estructura piramidal: cada razonamiento se basa en el anterior. Es muy importante que el estudiante no trate de saltarse pasos y tenga bien afianzados los fundamentos antes de pasar al nivel siguiente.

7.- Pánico a los exámenes : Algunos niños, pese a ser buenos estudiantes, se quedan simplemente bloqueados ante los exámenes por la ansiedad o los nervios. Para solucionar esto, es importante apoyar al alumno si sufre alguna clase de síntoma físico, y posteriormente tratar de calmarlo. También debemos hacerle entender que los nervios son algo normal, y que un examen no es ni mucho menos la única oportunidad de aprobar.

Fuente : http://ntic.educacion.es/w3/recursos2/e_padres/html/dif_estudio.htm

Comparte