• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

La posición lateral de seguridad: ¿Cómo actuar cuando un niño está inconsciente?

07/09/2017

Algunos accidentes y enfermedades pueden afectar el nivel de conciencia de un niño y llegar incluso a producir que no responda a ningún estímulo.

En estos casos es importante saber cómo actuar para prevenir las complicaciones de este estado de inconsciencia y detectar si se encuentra en situación de parada cardiorrespiratoria. 

En primer lugar, hemos de pedir ayuda en voz alta a las personas que puedan encontrarse en nuestro entorno. Después hemos de comprobar si el niño respira o no, abriendo la vía aérea y mirando si mueve el pecho y acercando nuestra cara a la suya para oír y sentir su respiración, tal y como se indica en el siguiente enlace.

En caso de que comprobemos que el niño respira hemos de colocarlo en posición lateral de seguridad. Esta postura evita que la lengua caiga hacia atrás y produzca la asfixia del niño. Asimismo, evita que la saliva, las secreciones respiratorias o el vómito, si se produce, puedan aspirarse a los pulmones y complicar la situación. En casos en que el niño haya sufrido un traumatismo es preferible no movilizarlo para evitar agravar las posibles lesiones derivadas del mismo.

A continuación se expone el ejemplo de posición lateral de seguridad propuesto por el European Resuscitation Council:

El reanimador debe arrodillarse al lado del niño colocando totalmente extendidos tanto los brazos como las piernas. Deben retirarse los objetos que lleve el niño (gafas, objetos cortantes o afilados, objetos en los bolsillos…) a la vez que se debe aflojar la ropa alrededor de su cuello. 

El brazo del niño que esté más cercano al reanimador se extenderá sobre el suelo, perpendicularmente al cuerpo del niño (figura 1).

Figura 1. Tomada de Manual de reanimación cardiopulmonar avanzada pediátrica y neonatal. Consejo Español de RCP. 2015.

El otro brazo se cruza por encima del cuerpo del niño hacia el reanimador y se mantiene contra la mejilla opuesta al brazo. Con su otra mano el reanimador debe levantar la pierna del niño (la más alejada del reanimador) flexionando su rodilla (figura 2). 

Figura 2. Tomada de Manual de reanimación cardiopulmonar avanzada pediátrica y neonatal. Consejo Español de RCP. 2015.

Traccionando de la pierna flexionada, el reanimador debe girar con suavidad al niño hacia su posición (figura 3). 

Figura 3. Tomada de Manual de reanimación cardiopulmonar avanzada pediátrica y neonatal. Consejo Español de RCP. 2015.

Posteriormente ha de comprobarse la posición de la mano sobre la mejilla del niño, de tal forma que el tronco y la cabeza queden alineados y el niño respire con facilidad. 

Tras colocarlo en esta posición, si nadie ha acudido en nuestra ayuda, hemos de llamar al 112 para informar de que nos encontramos con un niño inconsciente pero que respira y de dónde nos encontramos. Es aconsejable dejar puesto el altavoz para recibir instrucciones y soporte del operador del 112.

Hasta la llegada de la ambulancia hemos de comprobar periódicamente si el niño respira como hemos indicado más arriba. En caso de que nos parezca que no lo hace hemos de colocarlo nuevamente boca arriba para valorarlo mejor y, si no respira o lo hace de forma ruidosa y con dificultad, comenzar con las maniobras de reanimación cardiopulmonar.

Para más información: consultar las páginas web del European Resucitation Council y del Consejo Español de RCP.

Comparte