• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Porqué nunca debes dejar a tu bebé dormido en el sofá

21/01/2015

¿Alguna vez has dejado a tu bebé durmiendo en el sofá? ¿Os habéis dormido incluso juntos en algún momento de descanso? Asegúrate de que esta situación no se repita. El sofá es uno de los lugares más inapropiados donde dormir a niños muy pequeños ya que existe riesgo de asfixia y estrangulación. Cada año se registran muertes en todos los países, por ejemplo en Estados Unidos se registraron más de 1.000 bebés fallecidos durmiendo en el sofá entre 2004 y 2012. 

De hecho, los fallecimientos en el sofá representan el 13% de los decesos relacionados con el dormir. Los resultados del estudio, además, indican que los bebés fallecidos tenían entre 0 y tres meses y que en el 90% de los casos compartían el sofá con un adulto. 

Causas de asfixia o muerte cuando el bebé duerme en el sofá

Las principales causas que hacen que dormir en el sofá pueda llegar a ser letal para niños tan pequeños son:

  1. Superficie blanda: en la cual los bebés podrían asfixiarse con mucha facilidad.
  2. Cojines: suponen también riesgo de asfixia.
  3. Inclinación: algunos sofás tienen inclinación y conlleva el peligro de que los pequeños se pongan boca abajo, rueden entre el sofá y los cojines traseros o hasta de que se caigan.  
  4. Poco espacio: si en muchos casos, los adultos les acompañan, entre los cojines y el cuerpo del adulto, el bebé tiene poco espacio. 

De este modo, no es seguro que dejes a tus hijos tan pequeños durmiendo en el sofá. Además, recuerda que el hecho de que duermas junto a ellos, aunque sea en la cama, es también peligroso por el riesgo a que te puedas quedar dormido sobre ellos. 

La forma correcta para que los bebés duerman

Para que tu bebé duerma correctamente y con el objetivo de evitar peligros, lo mejor es seguir estos consejos:

  1. Que duerma en una cuna.
  2. Que duerma solo: es decir, sin compartir cama con otra persona pero tampoco con otro elemento como almohadas, mantas u objetos blandos.
  3. Que duerma boca arriba, de espaldas: hay que matizar que durante el día es positivo que, bajo tu vigilancia, los niños estén durante algunos ratos del día boca abajo, ya que esta postura mejora su movilidad y refuerza su autonomía 

Así pues, lo más aconsejable es dormir a tu bebé de la forma adecuada y eludir situaciones que puedan suponerle un peligro. Recuerda pues, evitar el sofá y ser consciente de tu propio agotamiento. Ahora ya sabes que dormir junto a tu bebé puede suponer un riesgo.  

Acceso a los documentos originales:

Sofas and infant mortality. Pediatrics. 

Comparte