• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Perforación del tímpano: por qué ocurre y cómo lo podemos prevenir

08/02/2016

Una perforación de tímpano es una rotura o un agujero en el tímpano. Puede doler mucho e ir acompañada de pérdidas auditivas. Aunque conviene acudir al pediatra ante la menor sospecha de esta afección, la audición se recupera en la mayoría de los casos y, generalmente, sin tratamiento.

Causas 

El tímpano se puede romper debido a cambios bruscos en la presión del aire, ruidos fuertes, introducción de objetos (como un hisopo de algodón, una horquilla o similares) en el conducto auditivo externo, traumatismos craneoencefálicos, golpes directos en el pabellón y/o el conducto auditivo o infecciones de oído. 

Síntomas

Tras una perforación del tímpano, se puede experimentar: dolor de oído, de leve a importante, que puede aumentar durante cierto tiempo hasta acabar disminuyendo de forma brusca; secreción de un líquido que puede ser transparente, purulento o sanguinolento; pérdidas auditivas; zumbidos o pitidos en el oído (acúfenos); mareos o vértigos que pueden provocar náuseas o vómitos; debilidad en los músculos faciales (síntoma muy poco frecuente).

Diagnóstico

Para saber si un niño padece una perforación de tímpano, lo más probable es que el pediatra le explore el conducto auditivo externo utilizando un instrumento provisto de luz denominado otoscopio.

Es posible que solicite pruebas adicionales para conocer mejor el estado de su tímpano y para evaluar sus pérdidas auditivas. Si el niño presentara una secreción procedente del oído provocada por una infección, el médico recogería una muestra para analizarla y decidir el antibiótico a administrar. 

Tratamiento de la perforación del tímpano

Acude al pediatra de tu hijo ante cualquier síntoma de perforación de tímpano y acude de inmediato a un servicio de urgencias si presentara síntomas graves, como secreción sanguinolenta procedente del oído, dolor muy fuerte, pérdida total de la audición en un oído o mareo que provoca vómitos

La mayoría de las perforaciones de tímpano se curan solas y en pocas semanas. De todos modos, a veces los médicos necesitan corregirlas mediante intervenciones quirúrgicas, como la colocación de un parche en el tímpano (o timpanoplastia).

Durante el proceso de curación se pueden tomar analgésicos. A veces, para a prevenir posibles infecciones (o tratar infecciones preexistentes), el pediatra receta antibióticos.     

Hay cuatro cosas que un niño debe evitar cuando padezca una peroración de tímpano:

  1. Gotas para los oídos de venta sin receta médica no recomendadas específicamente por su pediatra.
  2. Que le entre agua en el conducto auditivo de la oreja afectada.
  3. Sonarse con fuerza.
  4. Limpiarse la oreja afectada. 

Medidas para prevenir las perforaciones de tímpano

No se pueden prevenir algunas perforaciones de tímpano, como cuando este se rompe debido a una infección. Pero hay muchos casos de perforación de tímpano que son prevenibles al 100%.

Entre las medidas preventivas, se incluyen las siguientes:

  • Llamar al médico de inmediato ante cualquier signo de infección de oído.
  • No introducirse nunca objetos dentro del oído, ni siquiera para limpiárselos.
  • Evitar los vuelos aéreos cuando se esté acatarrado o se padezca una infección de senos nasales.
  • No bucear cuando se esté acatarrado o se padezca una infección de oído o de senos nasales.

Acceso a la fuente de consulta:

Perforación de tímpano. KidsHealth. [08/02/2016]

 

Comparte