• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Pautas para una correcta alimentación en el niño deportista

24/02/2017

Tener una vida activa y seguir una alimentación saludable son dos puntos clave para mantener un buen estado de salud, en todas las etapas de la vida, incluida la infancia y la adolescencia.

En este artículo se ofrecen recomendaciones específicas sobre actividad física en la edad pediátrica y adolescencia, sus beneficios y la importancia de mantener una alimentación saludable y adecuada. 

Recomendaciones de actividad física en niños de 5 a 17 años

La Organización Mundial de la Salud (OMS), recomienda que los niños de 5 a 17 años realicen actividades físicas de intensidad moderada a vigorosa como mínimo durante 60 minutos diarios, pudiendo repartirse en dos o más sesiones al día. Dedicar más tiempo del mencionado aportará un beneficio mayor para la salud.

La actividad física diaria debería ser, principalmente aeróbica aunque también convendría incorporar actividades vigorosas que refuercen los músculos y huesos, como mínimo tres veces por semana. 

Estas recomendaciones son válidas para todos los niños sanos, excepto en aquellos casos en que exista alguna contraindicación médica.

Por otro lado, aquellos niños que sean inactivos deben comenzar con actividades ligeras e ir incrementando paulatinamente el tiempo, la frecuencia y la intensidad de las actividades, hasta conseguir las recomendaciones. 

Beneficios de la actividad física en los niños

Tal y como se ha comentado, realizar actividad física tiene múltiples beneficios para la salud de los niños, entre los cuáles, favorecer el adecuado desarrollo de los huesos, los músculos, las articulaciones, el sistema cardiovascular y el sistema neuromuscular. Además, permite mantener un peso corporal saludable y tiene efectos beneficiosos a nivel psicológico. 

Debemos recordar el impacto social que tiene practicar actividades de movimiento, ya que fomenta la integración social, la adquisición de valores positivos y favorece la autoconfianza.

Alimentación en la actividad física y el deporte en niños 

Al igual que cualquier otro niño, es primordial que los niños deportistas sigan una alimentación saludable y variada, adecuada a la edad del niño y aportando la cantidad de energía necesaria para la práctica esportiva y para mantener un correcto crecimiento y desarrollo. Tanto una ingesta excesiva como deficitaria pueden tener efectos perjudiciales para la salud del niño. 

Como en todos los niños, también es importante fomentar el consumo de productos frescos y de temporada, evitando los productos procesados. 
Con la finalidad de repartir la ingesta energética a lo largo del día, sería recomendable un consumo mínimo de cuatro comidas diarias, sin olvidar la merienda, que suele ser la comida previa a la realización de la actividad deportiva. Esta merienda debe ser saludable, evitando la ingesta de bollería, dulces u otros productos manufacturados. 

De forma general, en caso de competición la alimentación debe adaptarse al tipo y a los horarios de la actividad a realizar. La ingesta previa debe realizarse tres horas antes de empezar y debe incluir alimentos de fácil digestión, evitando un consumo excesivo de alimentos muy ricos en fibras o en grasas.

En algunos casos, puede ofrecerse algún alimento de fácil digestión en pequeñas cantidades unos 30 - 45 minutos antes de la competición. Además, durante la competición es necesario aportar hidratos de carbono, de forma fraccionada. Finalmente, inmediatamente después de la misma (30 - 60 minutos post-ejercicio) es recomendable ingerir alimentos con hidratos de carbono y proteína.

Por otro lado, no debemos olvidarnos de la importancia de mantener una correcta hidratación antes, durante y después de realizar el ejercicio físico. El agua debe debe ser el líquido de elección, dejando el uso de otros productos en situaciones especiales muy concretas y bajo supervisión del especialista pediátrico. Debemos prestar especial atención en situaciones de alta temperatura y humedad.  

Recordad contactar con un dietista-nutricionista especializado en nutrición deportiva pediátrica si vuestro hijo realiza actividad física con entrenos de alta intensidad, que adaptará la dieta a la actividad realizada y, junto con el pediatra, valorará un correcto desarrollo pondoestatural. 

Acceso a las fuentes de referencia:

OMS. La actividad física en los jóvenes. Niveles recomendados de actividad física para la salud de 5 a 17 años. Organización mundial de la Salud.

Rodríguez Martínez G. Alimentación en el niño deportista. En: Curso de Nutrición en Pediatría. 

Tarbal, A. (Coord.) (2016) Guía para una alimentación infantil saludable y equilibrada. Resolviendo dudas, rompiendo mitos y aclarando conceptos. Barcelona: Hospital Sant Joan de Déu (ed).

Comparte