• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Pasos a seguir ante un niño que se asfixia

12/06/2012

La asfixia puede ser una emergencia que amenace la vida. Si un niño comienza a respirar agitadamente, no puede hablar, llorar, ni emitir sonidos, el rostro se le empieza a poner azul, se sujeta la garganta y mueve los brazos, y parece tener pánico, son indicios claros de que se está ahogando. Hay que hacer todo lo posible para detener la asfixia.

Lo que debes hacer:

Si un niño se está ahogando llama al teléfono 112 inmediatamente, o pide a alguien que lo haga. Si estás entrenado en aplicar compresiones abdominales (también conocidas como la maniobra de Heimlich), hazlas inmediatamente. Sin embargo, si no lo haces correctamente, esta maniobra puede lastimar al niño.

Si el niño se ha tragado un objeto que le está produciendo asfixia, no pruebes a cogerlo por la boca ni le des palmaditas en la espalda al niño. Cualquiera de las dos puede empujar más el objeto en las vías respiratorias y empeorar la situación.

Ten en cuenta lo siguiente:

  • Si el niño se arquea y tose pero puede respirar y hablar, las vías respiratorias no están completamente obstruidas y es mejor no hacer nada. Probablemente el niño estará bien después del ataque de tos.
  • Si el niño se estaba ahogando y se queda inconsciente o no respira, pide ayuda e inmediatamente después administra la reanimación cardiopulmonar (CPR por sus siglas en inglés) si has sido entrenado. Si no, llama al 112.
  • Lleva al niño al médico después de cualquier incidente mayor de ahogo, especialmente si tiene tos persistente. Si el niño tiene dificultad al respirar o al tragar, id al servicio de emergencias.

¡Piensa en prevenir!

Estas son cuatro formas de prevenir el ahogo:

  • Los niños menores de 4 años deben evitar comer alimentos con los que sea fácil ahogarse, incluyendo frutos secos, zanahorias crudas, palomitas de maíz y caramelos duros o pegajosos. Corta alimentos como salchichas y uvas en trozos pequeños.
  • Asegúrate de que los niños se sienten a comer, tomen bocados pequeños, y no hablen o rían con la boca llena mientras comen.
  • Recoge del suelo cualquier objeto que parezca peligroso si se tragara, como globos desinflados, tapas de bolígrafos, monedas, joyas y baterías. Mantén los juguetes y artefactos con partes pequeñas fuera del alcance de los niños.
  • Aprende cómo administrar compresiones abdominales y reanimación cardiopulmonar. Se enseñan como parte de cualquier curso de primeros auxilios.

 

Comparte