• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Los partos en la bañera, más cortos y menos dolorosos

26/07/2013

Varios hospitales españoles, entre ellos el Hospital Sant Joan de Déu, han incorporado la bañera como elemento para favorecer los partos de las futuras mamás.

La incorporación en diversos hospitales de salas de parto acuático, con bañeras de dilatación para las parturientas, ha tenido una muy buena acogida. Se ha demostrado que este procedimiento facilita los partos, los acorta y los hace menos dolorosos.

En estos casos, el parto no se produce en la bañera, sino que la madre se sumerge en agua templada durante la fase de dilatación, previa a la expulsión. Algunas matronas ya aconsejaban a las madres que se metieran en la bañera de casa con agua tibia cuando empezaran las contracciones. Este método se traslada a los hospitales.

El agua tibia provoca que los músculos perineales se relajen; así el dolor disminuye y la expulsión del bebé es más fácil. Esta relajación también reduce la producción de adrenalina, que endurece el cuello del útero. De esta manera, el tiempo que dura el proceso de dilatación se acorta y se llega al parto en mejores condiciones y con menos dolor, algo que derivará en la necesidad de menos intervención médica.

Además, la posición que se adopta en la bañera, sentada y por lo tanto vertical, provoca que el bebé haga presión que, unido a la relajación, también ayuda a reducir el tiempo de parto.

Este procedimiento también permite que la mujer esté acompañada por la familia en los instantes previos al alumbramiento, consiguiendo así un ambiente aún más natural e íntimo.

Referencias bibliográficas:

Parir en la bañera. El Periódico, 2013 [acceso: 25 de julio de 2013]. 

Bañeras de dilatación, una gran ayuda para el parto. Bebés y más, 2007 [acceso: 25 de julio de 2013]. 

Comparte