• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Parto: 10 cosas que debes saber sobre la dilatación

05/03/2017

¿Cuándo empieza la dilatación? ¿Todas las contracciones ayudan a dilatar? ¿Es dolorosa? En este artículo encontrarás respuesta a todas estas preguntas y muchas más.

1. El cuello uterino se acorta

El parto empieza con la dilatación del cuello uterino, aunque antes ha tenido lugar la maduración del cérvix. Por la acción de distintas hormonas, como las prostaglandinas y la oxitocina, el cuello uterino experimenta una serie de cambios morfológicos y bioquímicos: se ablanda y se acorta hasta desaparecer. Lo más común es que este proceso suponga alguna molestia para la mujer. Una vez se ha borrado el cuello del útero empieza la dilatación.

2. Al principio, no duele

En este punto se inician las contracciones uterinas, que son rítmicas y ganan cada vez más intensidad y se producen con más frecuencia. Por norma general, las primeras contracciones no son dolorosas: se notan porque la tripa se endurece. El dolor empieza a manifestarse cuando el cuello del útero alcanza una dilatación de unos 4 cm.

3. Dura más en el primer parto

El tiempo de dilatación dependerá en función de si se trata del primer parto o no, así como de las características del feto y de la madre. Se estima que las primíparas completan la dilatación en 12 – 14 horas mientras que las multíparas en unas 8 horas.

4. Al dilatar unos 10 cm el proceso acaba

La dilatación llega a su fin cuando la dilatación ya permite el paso del feto. Habitualmente se considera que es de unos 10 cm, pero para bebés más pequeños puede ser inferior.

5. No todas las contracciones dilatan

Las contracciones que puedes llegar a notar durante el embarazo no son las que provocan la dilatación.

Estas no son ni rítmicas ni progresivas y no producen ningún tipo de modificación del cuello uterino. Se producen como consecuencia de la distensión de la fibra muscular y, aunque pueden ser un poco molestas, carecen de importancia.

6. No siempre se rompe la bolsa

En muchas ocasiones la bolsa amniótica sigue intacta durante gran parte del parto, por lo que no siempre es el indicativo de que la mujer está de parto. Lo que sí avisa de que una mujer está de parto son las contracciones, y las de dilatación se caracterizan por ser rítmicas y por una intensidad y frecuencia progresivas. Deberás acudir al hospital cuando las contracciones aparezcan cada 5 minutos, si es tu primer parto, o cada 10 si no es el primero. Si se rompe la bolsa amniótica pero aún no tienes contracciones, tendrás que ir al hospital.

7. Podrás beber, pero no comer

Mientras estés en casa en proceso de dilatación puedes (y debes) moverte, ducharte, etc. Respecto a la comida, se aconseja no tomar ningún alimento sólido aunque si podrás beber líquidos.

8. A veces se necesita ayuda

A medida que avanza la dilatación las contracciones ganan en intensidad y frecuencia. En ocasiones el útero no se adapta bien a estos diferentes estadios y hay que estimular la dinámica uterina mediante oxitocina para evitar contratiempos durante el parto.

9. A veces no se nota nada

No ocurre muy a menudo, pero algunas mujeres afirman no sentir nada al llegar al hospital con dilataciones muy avanzadas. Suelen ser mujeres con poca sensibilidad al dolor, o con cuellos uterinos desgarrados por partos previos o por una apertura prematura del cuello.

10. Si se para, será cesárea

Si la dilatación se detiene entre los 3 y 8 cm durante al menos 2 horas, y aunquese haya administrado oxitocina o se haya roto de la bolsa y las condiciones no cambian, seguramente la cesárea será la mejor opción a considerar. 

Si aun tienes dudas sobre el proceso de dilatación, consulta con un especialista.

Acceso a la fuente de consulta:

10 cosas que no sabías sobre... la dilatación. Revista Embarazo Sano.[Fecha de consulta: 01/06/2017]

Artículo revisado por el Dr. Josep Maria Lailla, catedrático de la Universitat de Barcelona, presidente de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) y ex-jefe del Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Sant Joan de Déu (Barcelona).

Comparte