• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

El ocio en los adolescentes: educarlos en la responsabilidad

26/01/2015

Cada vez los niños son más precoces a la hora de salir por las noches y disfrutar del ocio nocturno. Si tus hijos están entrando en la adolescencia, debes saber cuál es la mejor manera de ponerles límites y educarles en la responsabilidad. 

Si tu hijo empieza a mostrar interés y empieza a pedirte que quiere salir con sus amigos por la noche, es recomendable que sigas estos 5 consejos:

  1. Reflexiona sobre la edad a la que dejar salir a tus hijos: ten en cuenta que muchos niños intentan insistir a sus padres con el argumento de que a sus amigos ya les dejan hacer cosas que posiblemente tú todavía no les dejes hacer. 
  2. Muéstrate dispuesto a la negociación: la educación de tus hijos y la convivencia con ellos suele ser un “tira y afloja” en el que muchas veces se da la opción de negociar con ellos ciertas situaciones. No obstante, en algunos casos deberás saber decir “no” a tus hijos a algunas peticiones que creas inoportunas o inadecuadas.
  3. Se recomienda, en general, dejarles salir solos a partir de los 12 años y por la noche a partir de los 16: se aconseja dejarles salir con sus amigos por ejemplo, por la tarde, e ir dándoles autonomía progresivamente. Sin embargo, el ocio nocturno no se aconseja hasta que no estén cursando el final de la secundaria; de hecho, la edad legal para acceder a los locales de ocio nocturno son los 16 años. Cuanto al horario, debes hacerlo de forma gradual. Se trata, sobre todo, de que estés seguro de que sabrán gestionar ciertas situaciones complicadas que pueden encontrarse y también actuar en ellas. Además, es importante que tengas controlado el modo en el que volverán a casa. Se pueden establecer turnos de recogida con distintos padres, la que es también una buena forma de saber a qué locales van y con quién.
  4. Asume posibles desavenencias con tu hijo: es muy probable que si le impides ir a un cierto sitio, o no le dejes volver más tarde de una cierta hora, tu hijo responda de "mala gana" a los límites que le estás imponiendo. Ante las quejas es mejor no ceder, en cambio es bueno ofrecer un espacio para el diálogo para que pueda comprender el por qué de esos límites.
  5. Asegúrate que conoce las consecuencias cuando no se respeten los límites: si no respetan los límites negociados con ellos es recomendable que exista, previo aviso, algún tipo de consecuencia. No se trata de castigarles, sino de ayudarles, de este modo, a que aprendan a ser responsables.  
La base para asegurarse que tu hijo adolescente disfrute de un ocio nocturno saludable es la información, el diálogo y la confianza. Si te preocupa que tu hijo pueda iniciarse en el consumo de drogas, como el tabaco o el alcohol, es recomendable hablar de estos temas de forma abierta, sin tabús, mostrando tu opinión y postura al respecto. En este sentido, otros consejos para garantizar un ocio saludable en tus hijos son:
  1. Iniciar conversaciones con ellos sobre el tema: si lo habláis abiertamente es más fácil que consigas que te den una respuesta honesta.
  2. Explícales las consecuencias del consumo de estas sustancias: es recomendable que cuando lleguen a esta edad ya tengan esta información y que se refuerce en vuestras conversaciones.
  3. Enseña a tus hijos a manejar el estrés de forma sana: pidiendo ayuda a un adulto de confianza o con una actividad con la que se lo pasen bien. 
  4. Enséñales a decir “no” cuando les ofrezcan estas sustancias y hazles saber que eso no debe hacerles sentir que no "dan la talla" frente a sus compañeros, al contrario, es un síntoma de autoestima y personalidad.
La sexualidad es otro tema clave que debes poner sobre la mesa. Para hablar de ello con tus hijos, es importante que les preguntes qué saben, que te informes bien para responder las preguntas que puedan realizar y que les animes a preguntar sus dudas. Transmíteles, además,  la idea que ellos lideran la conversación y no tú. La clave está en que se trate el tema con total naturalidad.
 
En resumen, no se trata de privarles de que se diviertan, pero para estar tranquilo debes afrontar la adolescencia de tus hijos con el diálogo y la confianza como bases.
 
Acceso a los documentos originales:
 
El ocio de los adolescentes. Padres o nones. 
 
Etapa: 

Comparte