• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Ocho maneras de reducir el dolor que producen las inyecciones a los bebés

26/05/2014

Los bebés recibirán alrededor de unas 20 inyecciones como medida preventiva ante varias enfermedades antes de cumplir los 2 años. Aunque son por su bien son molestas y a menudo les produce dolor. Conoce 8 maneras de reducir el dolor que les produce las inyecciones.

Las primeras experiencias de los bebés con las agujas de las inyecciones son, por norma general, desagradables. Además, es un período en el cual deben recibir varias vacunas.

Para aliviar las molestias de una inyección, sigue estas 8 recomendaciones:

  1. Quédate siempre cerca de él mientras reciba la inyección, a ser posible sujetándolo. Varios estudios confirman que el afecto tenía efectos beneficiosos para el ánimo del niño.
  2. Amamántalo tras la inyección. Eso le ayuda a calmar el llanto. Incluso es posible hacerlo durante la vacunación, ya que así el niño llora menos.
  3. Ofrécele un poco de agua azucarada. Una pequeña dosis les ayuda a sentir menos la molestia del pinchazo, según han podido probar diversos estudios. Esta puede estar incluso impregnada en el mismo chupete.
  4. Acaricia al bebé con suavidad. Es importante que sienta permanentemente el contacto de uno de los padres, o incluso murmurarle al oído suavemente. Si es posible, es mejor en la barriga, siempre que la posología de la vacuna lo permita.
  5. Consulta si existen alternativas. En muchos casos no quedará más remedio que emplear la jeringa, pero para algunos fármacos, existen unos inyectores de aire comprimido, para aquellas sustancias subcutáneas. Infórmate de si es aplicable al niño en algún caso.
  6. Pregunta por las vacunas combinadas. En algún caso, se puede administrar más de una vacuna en la misma dosis (aunque no siempre es esto posible). Consulta con el médico, ya que ello le ahorrará algún pinchazo al pequeño.
  7. No sientas angustia. Muchas veces, y sin querer, transmitirás tu sentimiento al bebé. Piensa que su dolor es pequeño y no tendrá ninguna repercusión para él. Si permaneces con calma, él lo percibirá y le ayudará a calmarse.
  8. Intenta distraerlo. Su peluche preferido, un muñeco, un juguete… Cualquier objeto que aprecie y que podamos ofrecerle mientras reciba la inyección hará que se sienta un poco mejor y distraerá su atención del pinchazo.

Aplicar algunas o todas estas soluciones disminuye de forma muy significativa el tiempo del llanto del bebé después de la vacunación. Si las quejas del niño fueran muy reiteradas (sigue llorando mucho tiempo después de la vacuna), se le puede administrar Ibuprofeno, siempre que tenga al menos 6 meses y no tenga ninguna enfermedad que lo contraindique.

No olvides elogiar la actitud de valentía del niño una vez que ha recibido la inyección.

Referencias bibliográficas:

Ben-Joseph, E. P. How Can I Comfort My Baby During Shots? Kids Health. 2012.

Haines, C. 10 Ways to Ease Your Baby's Vaccination Pain. Everyday Health. 2009.

Comparte