• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Lo que no sabías sobre el consumo de bebidas energéticas

20/03/2016

La comercialización de nuevos alimentos con cafeína añadida y la aparición de nuevos patrones de consumo de algunos de estos productos, especialmente las bebidas energéticas asociadas al consumo de alcohol, han provocado casos de reacciones adversas tales como insomnio, hipertensión, ansiedad, deshidratación, convulsiones, arritmia y trastornos cardíacos graves en todo el mundo.

Es por ello que la Agencia Catalana de Seguridad Alimentaria encargó al  Comité Científico Asesor de Seguridad Alimentaria de la Agencia de Salud Pública de Catalunya (ASPCAT) la elaboración de un informe sobre la seguridad de la cafeína en la alimentación. 

En el informe se recogen las siguientes recomendaciones respecto al consumo de bebidas energéticas:

  • No consumir bebidas energéticas con cafeína simultáneamente con alcohol. La cafeína no es antagonista de los efectos del alcohol y enmascara los síntomas de la embriaguez, lo que puede conllevar a una reducción de la percepción del estado de intoxicación alcohólica e incrementar el riesgo de sufrir efectos adversos. 
  • Evitar el consumo de bebidas energéticas en los grupos de población siguientes: mujeres embarazadas y en período de lactancia, niños, personas sensibles a la cafeína, con patologías cardíacas o trastornos neurológicos. 
  • Si se hace alguna actividad física intensa, no se deben utilizar las bebidas energéticas para reponer líquidos. La cafeína tiene efectos diuréticos que alteran el equilibrio electrolítico y pueden aumentar el riesgo de deshidratación. Hay que beber agua u otras bebidas para deportistas comercializadas con esta finalidad. 
Cabe recordar que las bebidas energéticas no deben confundirse con las bebidas isotónicas o para deportistas, diseñadas para recuperar los hidratos de carbono y/o electrolitos después de actividades con desgaste muscular intenso.
 
En base a estas recomendaciones la Agencia Catalana de Seguridad Alimentaria ha preparado un material (publicado en su web), para informar a los consumidores sobre los riesgos asociados a un consumo excesivo y/o inadecuado de las llamadas bebidas energéticas.
 

Comparte