• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Los móviles y tabletas pueden ser perjudiciales para los ojos de los más pequeños. Trata de hacer un uso responsable

14/12/2015

El uso del móvil o tablet para entretener a tu bebé cuando no quiere comer, a la hora de llevarlo de viaje o incluso para calmarlo cuando se enfada es un recurso que puede ser efectivo, pero que tienes que intentar utilizar con moderación.

Pediatras y oftalmólogos pediátricos desaconsejan su uso continuado, especialmente en menores de dos años, porqué la luz que emiten puede ser perjudicial para sus ojos. El gobierno de Taiwán, uno de los principales fabricantes de tecnología de todo el mundo, ha prohibido que los niños de esta edad utilicen dispositivos como tabletas o teléfonos inteligentes y ha limitado su uso en adolescentes.

Un equipo de investigación de la Universidad Complutense de Madrid que ha estudiado los efectos tóxicos de la luz de tabletas y móviles en la retina humana también recomienda que los menores de dos años no jueguen en ningún caso con estos aparatos y que los mayores de esta edad hagan un uso razonable.

Problemas oculares que pueden causar

Los niños, y especialmente los menores de dos años, tienen una gran plasticidad en su sistema visual para adaptarse a las circunstancias y al medio en el que se desarrollan. Por esta razón, si pasan mucho tiempo trabajando con una pantalla muy reducida y cercana a sus ojos- menos de veinte centímetros-, su sistema de enfoque podría verse alterado.

Otra de las consecuencias del uso de estas pantallas es que, en algunos niños, al utilizar tanto tiempo la visión de cerca, podrían salir a la luz defectos de graduación como la hipermetropía, el astigmatismo o incluso algunos tipos de estrabismo.

Además, el uso de pantallas de cualquier tipo disminuye la cantidad de veces que parpadeamos por segundo, lo que produce una reducción de la calidad de la lágrima y hace que el ojo enrojezca, con la consiguiente sensación de sequedad, cuerpo extraño y visión borrosa. Al mismo tiempo, se pueden agravar trastornos como la alergia, la atopia ocular y la blefaritis.

Más allá de los problemas oculares, debes saber que el abuso de este tipo de dispositivos electrónicos y el sedentarismo que ello conlleva puede producir problemas físicos de salud a largo plazo como la obesidad o las enfermedades cardíacas, además de carencias en el desarrollo neurológico. En concreto, muchos pediatras consideran que el uso prolongado de las pantallas genera niños más pasivos, y que lo que necesitan es justo lo contrario: el contacto físico y la interacción con otras personas para tener un desarrollo saludable de sus sentidos. 

Consejos de uso de estos dispositivos

  • Evita las pantallas si tu hijo tiene menos de dos años. Es bueno compaginar los dispostius móviles con juguetes tradicionales que fomentan la resolución de problemas y la creatividad.
  • Utilízalas mismas siempre en un área que esté bien iluminada.
  • Intenta que no se acerquen a la pantalla para ver mejor. Se recomienda bajar el brillo de la pantalla y mantener una distancia óptima.
  • En caso de que lleven gafas, deben utilizarse cuando estén delante del dispositivo.
  • Supervisa que no abusen de las pantallas y asegúrate de que dediquen el tiempo adecuado a dormir, leer e interactuar con otros niños.
  • No deben permanecer más de dos horas con los ojos fijos en la pantalla. Tienen que hacer descansos y parpadear mucho para que los ojos estén bien lubricados.
  • Los niños no deben utilizar ningún dispositivo de estas características durante las últimas dos horas antes de irse a dormir, ya que pueden perturbarle el sueño.
  • Es recomendable que tus hijos no tengan ningún tipo de aparato audiovisual en sus dormitorios.
  • Sé consciente de que eres un ejemplo para tus hijos y que tus hábitos tendrán influencia sobre su comportamiento. Si te ven hacer un uso intensivo de tu móvil o tableta, tendrán tendencia a hacer lo mismo.

Y recuerda que la tecnología nunca podrá reemplazar la interacción de tus hijos contigo, el aprendizaje a través del juego, la lectura, el habla o las actividades al aire libre en familia.

Acceso a las fuentes de consulta:

Bebés y pantallas: ¡ojo con sus ojos! EFE Salud. [Fecha de consulta: 14/12/2015]
La luz de las tablets y de los móviles puede dañar los ojos de los niños. masquepadres.com. [Fecha de consulta: 14/12/2015]
Los niños menores de 2 años no deben usar tablets ni smartphones. El Mundo. [Fecha de consulta: 14/12/2015]

Comparte