• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Mononucleosis: causas, síntomas y tratamiento

30/01/2015

La mononucleosis infecciosa, también conocida como “enfermedad del beso”, es una infección causada por el virus Epstein-Barr (EBV), un tipo de virus de la familia del herpes, al igual que el virus de la varicela

Suele contraerse entre los 15 y los 25 años, aunque también pueden contraerla niños pequeños. Se contagia principalmente a través de la saliva y el contacto cercano con personas infectadas. A continuación, te detallamos las causas, los síntomas y cómo se diagnostica y trata. 

Las causas de la mononucleosis

El virus de la mononucleosis se propaga principalmente por la saliva y la mucosidad y afecta a los ganglios linfáticos, garganta, glándulas salivales, hígado y bazo. Aunque no se propaga con tanta facilidad como otros virus, como por ejemplo, el del resfriado común, es importante conocer los focos de contagio para evitar infecciones.

Las principales causas por las que tus hijos pueden contraer el virus son:

  1. Cualquier contacto con la saliva de alguien infectado, como por ejemplo a través de un beso o compartiendo utensilios de comida o higiene bucal. 
  2. Compartir almohadas.
  3. Exposición a la tos.
  4. Exposición a estornudos.

Síntomas de la mononucleosis

La mononucleosis se manifiesta en los niños mediante los siguientes síntomas:

  1. Fiebre
  2. Dolor de garganta
  3. Inflamación de los ganglios linfáticos   
  4. Dolor de cabeza
  5. Músculos doloridos
  6. Fatiga
  7. Debilidad
  8. Pérdida del apetito
  9. Sudoración nocturna
  10. Estreñimiento
  11. Agrandamiento del hígado o el bazo   

Por lo general, los síntomas en los niños pequeños suelen ser leves, mientras que en adolescentes y adultos tienden a ser más graves.

En la mayoría de los casos quien padece mononucleosis no vuelve a contraer la enfermedad. 

El diagnóstico

Para diagnosticar la mononucleosis a los niños el doctor les hará primero algunas preguntas sobre los síntomas y a continuación realizará un análisis de sangre para confirmar el diagnóstico.

Tratar la mononucleosis

No existe una cura para la mononucleosis y los antibióticos no son efectivos porque se trata de un virus y un agente bacteriano. No obstante, el virus suele desaparecer por sí solo en unas cuatro semanas. Es por eso que el objetivo principal del tratamiento es aliviar los síntomas. De este modo, si tus hijos contraen la mononucleosis se recomienda que: 

  1. Descansen: dormir les ayudará a combatir la infección.
  2. Beban abundante líquido: para evitar la deshidratación.
  3. Hagan gárgaras si les duele la garganta: se aconseja que las hagan con agua salada o bien que chupen pastillas para la garganta o caramelos duros.
  4. Eviten los deportes y actividades físicas: moverse mucho puede llevarles a romperse el bazo si está agrandado. Además, para evitar contagios, los deportes de contacto deben evitarse durante 3 o 4 semanas después de haber sufrido la mononucleosis.

En algunos casos, quizá el médico recete al niño tomar algún medicamento como acetaminofén o ibuprofeno. En todo caso, en ningún concepto se le debe administrar aspirina ya que tiene efectos adversos. 

Aunque se da en pocas ocasiones, debes saber que es posible que la mononucleosis se complique. Si tus hijos sufren dolor agudo en la parte superior izquierda del abdomen, sensación de aturdimiento, de confusión, visión borrosa o desmayos, no dudes en contactar rápidamente a tu médico.

Acceso a los documentos originales: 

¿Qué es mono? Kidshealth. [Fecha consultada: 16 enero 2015] 

Mononucleosis. Familydoctor. [Fecha consultada: 20 enero 2015] 

 

Comparte