• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Mi hijo tiene una lengua rara. ¿Es normal?

12/05/2016

Al igual que en otros órganos del cuerpo humano, existen variantes de la normalidad en el aspecto de la lengua.

Es decir, que hay personas que tienen una lengua de aspecto peculiar sin que sea debido a ningún trastorno ni a ninguna enfermedad.  En ocasiones, incluso, su apariencia puede ser tan llamativa que pueda dar lugar a confundirlas con algunas enfermedades que afectan a la mucosa de la boca.  

La lengua es un órgano compuesto por varios músculos, anclados sólo en su base, lo que le confiere una extraordinaria movilidad. Está cubierta por una fina piel, llamada mucosa, de aspecto rojo o rosa brillante.

A lo largo del dorso de la lengua se disponen las papilas gustativas, que son los receptores del sentido del gusto. Las papilas de la parte más externa de la lengua (los dos tercios anteriores) son muy pequeñas y están muy juntas entre sí, con una distribución homogénea, lo que a simple vista confiere a esta parte de la lengua un aspecto liso y brillante (ver foto a continuación).

Las papilas de la parte posterior (el tercio interno) son más gruesas y están dispuestas en forma de “V” invertida, llamada V lingual. Estas papilas confieren a esa zona de la lengua un aspecto más rugoso. 

Dentro de las variantes de la normalidad de la lengua, las más frecuentes son la lengua geográfica, la lengua fisurada o escrotal y la lengua dentada. 

  • ​Lengua geográfica: el aspecto de la lengua geográfica es parcheado, con áreas rojas y brillantes de bordes bien delimitados, que cambian de localización a lo largo del tiempo.  
  • Lengua fisurada o escrotal: se caracteriza por la presencia de una o varias fisuras profundas en su dorso.
  • Lengua dentada: sus bordes laterales presentan indentaciones similares a las de una sierra.  

Si bien en condiciones normales es frecuente que pueda existir una fina capa blanquecina (saburra) en el tercio posterior de la lengua, la extensión de esta capa a la totalidad del dorso de la lengua (lengua saburral) se debe en la mayoría de casos a una higiene oral deficiente.

En caso de que no desaparezca con la optimización de las medidas de higiene dental y lingual conviene consultar con tu pediatra para descartar algunas enfermedades que pueden producir lesiones de aspecto similar en la lengua (aftas, hongos, liquen plano…). 

 

Comparte