• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

¡Mi hijo quiere hacerse un tatuaje! ¿Cómo debo orientarle?

12/03/2014

Si tu hijo desea hacerse un tatuaje, infórmale bien: es una decisión para toda la vida o, por lo menos, difícilmente reversible. En cualquier caso, si finalmente decide tatuarse, asegúrate de que lo hace de un modo seguro e higiénico.

Los tatuajes no son algo nuevo. Al contrario, se conocen desde la antigüedad y han aparecido a lo largo de la historia en distintas culturas del planeta. Pero, si bien en el último siglo parecían patrimonio exclusivo de algunos grupos como militares o marineros, en los últimos años vuelve a ser una moda a todos los niveles de la sociedad. Los adolescentes no son ajenos a ello y muchos sienten curiosidad por hacerse uno.

El tatuaje no es malo en sí mismo. No obstante, un adolescente aún no tiene suficiente experiencia, y tiene que estar bien informado de todo lo que implica la decisión. Es para toda la vida o como mínimo, muy difícil de eliminar si un día ya no se quiere (existen procesos para eliminarlos, pero aún son dolorosos, caros y además no eliminan del todo la marca).

Es muy importante que los padres expliquen las consecuencias de tomar la decisión de hacerse un tatuaje, ya no sólo por los efectos que puede tener sobre la salud, sino por cómo puede repercutir tal decisión a nivel psicológico y social.

Los tatuajes y sus implicaciones para la salud

Se exponen a continuación los efectos sobre la salud más comunes debidos los tatuajes:

  • Infecciones. Sin duda es el riesgo más habitual. Las técnicas tienen que realizarse de forma aséptica, y sobre todo, es muy importante que el estudio para tatuajes cuente con una autoclave (dispositivo que utiliza vapor, presión y calor para la esterilización). Es importante que el adolescente pueda ver cómo esterilizan el equipo en la autoclave, y así evitar el contagio de afecciones graves, como el VIH, la hepatitis B o C u otros virus.
  • Alergias. Las tintas y pigmentos que se alojarán debajo de la piel pueden ser identificadas como un agente extraño por el cuerpo, que tratará de eliminarlo creando una respuesta inmunológica. La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios tiene homologados algunos de esos elementos.
  • Queloides. Se trata de perforaciones, es decir, heridas muy pequeñas, que no han cicatrizado bien. Ello puede dejar marcas desagradables sobre la piel.
  • Complicaciones estéticas. Sin consecuencias para la salud, pero existe la posibilidad de que el dibujo resultante salga mal, se borre o no quede como se esperaba.
  • Daño. El tatuaje no deja de ser recibir muchos pinchazos en poco tiempo. Algunas personas lo describen como un hormigueo molesto.

Es clave informarse bien de si el establecimiento cuenta con la correspondiente autorización, si el material que se usa, las técnicas, las agujas y todo aquello que atraviese la piel se encuentra estéril y es de un solo uso, es decir, desechable. Los recipientes donde se colocan las tintas deben ser también estériles y de un solo uso.

Si se está siguiendo algún tratamiento o existen dudas en relación con alguna enfermedad, es importante consultar antes con el médico. Es muy importante verificar que los tatuadores cumplen las normas de higiene y de seguridad. Como precauciones adicionales, resguarda del sol la piel justo antes y justo después del tatuaje, y mantén una venda sobre él los dos primeros días de tenerlo.

No es aconsejable hacerse un tatuaje si…

  • Existen dudas o no se está seguro.
  • Se sufre alguna infección, o enfermedad que afecte directamente a las defensas.
  • Se padece dermatitis, acné o tendencia a cicatrices queloides, verrugas, psoriasis, herpes o algún tipo de infección bacteriana cutánea.
  • Se padecen alergias de contacto.
  • Existe medicación con anticoagulantes, alteraciones sanguíneas, enfermedades cardiacas congénitas o se usa marcapasos.

Referencias bibliográficas:

Van Vranken, M. Tatuajes. Teens Health. 2009.

Tatuaje y micropigmentación. Salud Madrid, portal de salud. 2013

Etapa: 

Comparte