• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

El meningococo es la causa más frecuente de meningitis bacteriana en nuestro medio. ¿Cómo evitar su infección en niños?

01/02/2017

La comercialización de la vacuna de meningococo B (Bexsero®) y su posterior desabastecimiento en las farmacias ha despertado el interés de la población general sobre esta bacteria que produce infecciones graves en niños.

El meningococo B es una bacteria perteneciente a la familia de los meningococos (Neisseria meningitidis). El meningococo es la causa más frecuente de meningitis bacteriana en nuestro medio. Existen varios tipos de meningococo, de los cuales en España los más habituales son el B y el C. El meningococo C es poco frecuente hoy en día gracias a la vacunación sistemática de los niños. 

Produce infecciones graves, tales como meningitis y sepsis (infección de la sangre), que pueden  producir la muerte en una de cada diez personas o dejar secuelas graves. Si bien puede infectar a personas de cualquier edad, en la mayoría de casos afecta a niños menores de cinco años y a adolescentes.

Los meningococos no son los únicos microorganismos que producen meningitis. Otras bacterias, como el neumococo, el Haemophilus influenzae tipo b y algunos virus, sobre todo la familia de los enterovirus y del herpes, también pueden producir meningitis. 

¿Cómo se transmite?

Se transmite por vía respiratoria, a través de pequeñas gotas de saliva o de mucosidad de la nariz o de la garganta.

El contagio se produce de forma directa, de una persona a otra mediante besos, estornudos, tos o mediante el uso compartido de cubiertos o vasos. No es tan contagioso como otros gérmenes, por ejemplo el virus de la gripe, por lo que su contagio suele darse entre personas que conviven en un mismo espacio de forma continuada (familiares, compañeros de clase…). 

En ocasiones el meningococo puede vivir en la nariz y la garganta de personas sanas sin producirles ningún daño, lo que se conoce como portadores asintomáticos. 

¿Qué manifestaciones produce la infección?

El paso del meningococo B a la sangre produce fiebre, malestar general y puede producir la aparición de una erupción por sangrado en la piel (petequias o equimosis). Cuando la infección afecta a las meninges, además, produce dolor de cabeza intenso, vómitos y rigidez de nuca. 

¿Cómo se trata la infección?

La sospecha de infección por meningococo requiere un tratamiento rápido en una unidad de cuidados intensivos pediátricos. Precisa de tratamiento antibiótico intravenoso y puede necesitar de tratamientos de soporte cardiovascular y respiratorio. 

¿Puede prevenirse?

Sí, mediante la vacunación. Actualmente las vacunaciones frente al meningococo C y frente al Haemophilus influenzae tipo b se incluyen en el calendario vacunal y, por tanto, se vacuna frente a ellos de forma sistemática a los niños.

La vacunación frente al neumococo es actualmente optativa y se puede adquirir en farmacias (Prevenar 13®, Synflorix®).

Si deseas más información sobre la vacunación sobre el meningococo B, puedes encontrarla en la página web del Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría.

 

Comparte