• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Medidas de seguridad para ir en bici

05/06/2018

La postura para ir en bici, influye en la seguridad

Aunque la mayoría de trayectos urbanos son cortos, conviene siempre adoptar una postura correcta delante del manillar. Así evitaremos lesiones o molestias físicas – principalmente en la espalda, las muñecas y las rodillas. Además, también reaccionaremos con más rapidez ante cualquier contratiempo. Como ocurre frente al volante de un turismo, la postura encima de una bici es un factor que influye también en la seguridad.
 
Lógicamente, la postura para ir en bici dependerá del tipo de vehículo que se utilice. Concretamente, de la posición y de la forma del manillar. A grandes rasgos:
  • Los manillares altos de las bicis urbanas o de paseo exigen una posición más recta, que inicialmente resulta ser más cómoda y permite disfrutar mejor del entorno. El peso del ciclista se distribuye entre el asiento y los pedales.
  • Los manillares más bajos de las bicis de uso deportivo (ruta, montaña, etc.) obligan a tomar una postura más inclinada, que permite maniobrar con más velocidad y potencia. En este caso, el manillar debe absorber mucho más peso.

Consejos básicos para una buena postura

A partir de esta división inicial, su pueden definir los siguientes consejos básicos:
  • Una bici de talla adecuada. Resulta obvio, pero conviene recordar que la bicicleta debe adaptarse a la altura y el peso del conductor, no al revés, tanto en niños como en adultos. Por eso, conviene siempre probarla antes de comprarla.
  • Altura del sillín. Es fundamental para una postura correcta, sea cual sea el tipo de bicicleta. La norma básica es que, situados encima de la bici y con el pedal abajo del todo, la pierna debe quedar prácticamente estirada.
  • Posición del pie. Un error común, que los ciclistas mejor equipados resuelven con el uso de zapatillas con calas, es hacer fuerza con el centro de la planta del pie. El pie debe apoyarse en el pedal por la zona del metatarso, la parte carnosa del pie que tenemos después de los dedos.
  • Apoyo de las muñecas. Brazo y mano deben estar en línea recta. La mano debe descansar sobre el manillar de una manera natural, sin tensiones y sin estirar demasiado la muñeca.
  • Pedaleo sin tensiones. El apoyo del pie y de las muñecas define en gran medida el pedaleo, con las piernas paralelas, ni demasiado abiertas ni con las rodillas hacia dentro.
  • Indumentaria y accesorios. El uso urbano supone, en general, que se utilice la bici sin ninguna indumentaria especial. Debemos asegurarnos una libertad de movimientos adecuada. Y eso también hay que tenerlo en cuenta con el peso de los objetos que llevamos (mochilas, maletas, bolsas, etc.). Estos deben situarse en el portaequipajes o, si no es posible, llevarlos bien sujetos a la espalda.

Qué debemos saber a la hora de elegir un casco para nuestros hijos:

Es fundamental que los niños lleven un casco cuando van en bicicleta, pero también lo es que este se adecue a sus necesidades para protegerlo mejor. A la hora de elegir el casco más adecuado, hay que tener en cuenta los siguientes consejos:
  • Ofreced a los niños un casco que cumpla con los estándares de seguridad del casco de bicicleta de la Comisión de Seguridad de los Productos de Consumo (CPSC). Verificar el interior para comprobar que está etiquetado.
  • Es mejor utilizar un casco exclusivo para ir en bicicleta. Cada tipo de casco está diseñado para su protección en condiciones específicas y puede no ofrecer suficiente protección en los accidentes o caídas, si no está especialmente diseñado para ir en bicicleta. Los cascos de bicicletas son protectores en caídas hacia adelante a velocidades bastante altas, y son ligeros y ventilados para su comodidad. Un casco multideporte, certificado para cumplir con el estándar CPSC para los cascos de bicicleta, también es aceptable.
  • Los cascos que cumplen los estándares de seguridad de CPSC están disponibles en las tiendas de bicicletas y en algunas tiendas de juguetes.
  • La parte esencial del casco para la protección de impactos es una capa gruesa de poliestireno firme, espuma de plástico, que amortigua el impacto y absorbe la fuerza del golpe. Todos los cascos requieren de una correa de mentón para mantenerlos pegados en caso de impacto.
  • Los cascos de carcasa dura también tienen una carcasa externa dura de plástico o fibra de vidrio que proporciona un escudo contra la penetración por objetos punzantes y sujeta el poliestireno en caso de romperse en una caída o accidente. Estos cascos son más resistentes, pero tienden a ser más pesados y más cálidos que los modelos suaves.
  • Los cascos de capa suave no tienen una carcasa externa dura pero están formados por una capa extra de espesor de poliestireno cubierta con una tapa o un revestimiento superficial. La tapa de la tela es una parte esencial de muchos cascos de capa suave. Si el casco viene con una tapa, siempre se debe llevar para sujetar el casco en caso de que el poliestireno se agriete por culta de un impacto. Los cascos de capa suave son más ligeros que las versiones de la carcasa dura, pero pueden ser menos duraderos.
  • Un casco debe ser usado directamente en la parte superior de la cabeza, cubriendo la parte superior de la frente. Si se gira hacia atrás, no protegerá la frente. El casco se adapta bien si no se mueve o resbala sobre los ojos de los usuarios cuando se empuja. La correa de la barbilla debe ajustarse para adaptarse perfectamente.
  • Existen cascos para bebés. Muchos cascos de tamaño infantil son de variedad de cáscara blanda. Son ligeros, una consideración importante ya que los niños pequeños no tienen el cuello suficientemente fuerte para mantener cómodamente un casco de concha dura. De todos modos, para los bebés menores de un año, ni los cascos ni los desplazamientos en bicicleta son recomendados.
  • En relación a la duración de un casquete de niño, éste debería estar adaptado durante varios años. La mayoría de modelos tienen almohadillas desmontables que pueden ser reemplazados por unos más delgados a medida que crece la cabeza del niño.
  • Es preferible no reutilizar un casco después de un choque. En general, un casco que ha experimentado una grave caída o choque debe ser retirado. Ha cumplido su propósito y puede que no proporcione una protección adecuada en otro choque. Si no estáis seguros de si el casco todavía se puede utilizar, tiradlo.
Acceso a la fuente de consulta:
¿Cuál es la mejor postura para ir en bici? RACC Blog [Fecha de consulta: 15/05/2018]
 

Comparte