• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

La medicina centrada en el paciente

19/09/2016

En el pasado, la medicina seguía un modelo paternalista centrado en la figura del médico: el médico lo sabía todo, mientras que el paciente tenía un papel pasivo, aceptando y obedeciendo.

En los últimos 20 años, este tipo de medicina ha sido sustituida por la medicina centrada en el paciente y su familia, conocida en la literatura inglesa como family centered care.

En la medicina centrada en el paciente, el enfermo y su familia se colocan en el centro de todo el proceso sanitario y se convierten en los protagonistas. Este nuevo modelo se basa en una relación sincera y respetuosa entre el paciente (y familia) y los profesionales.

El médico trata al enfermo, y no solo a su enfermedad, teniendo en cuenta siempre su contexto cultural y familiar. Por su parte, el paciente y sus familiares se convierten en los protagonistas durante toda la asistencia y participan de forma activa en la toma de decisiones, cuidados, etc.

Siguiendo este modelo, han empezado a tener importancia aspectos que no se habían tenido en cuenta en el pasado: actualmente no solo se valora la calidad científica (llegar a un diagnóstico y tratar correctamente), sino que también se tienen en cuenta la diversidad cultural , las opiniones del enfermo y su familia, la experiencia vivida como pacientes...

¿Qué es la experiencia del paciente?

La experiencia del paciente es un concepto nuevo y muy importante en la medicina centrada en el paciente. Se define como el resultado de todas las interacciones entre un paciente y una organización sanitaria.

No se trata solo de la interacción con el médico que pregunta, examina, diagnostica y trata; sino que la experiencia del paciente engloba todo lo que viven y sienten el enfermo y sus familiares desde que entran por la puerta de una institución sanitaria hasta que salen.

Estudiar la experiencia paciente permite mejorar la asistencia que se da para que el paciente viva de la mejor manera su relación con la sanidad. Se ha visto que cuando la experiencia es buena, el enfermo cumple mejor las indicaciones médicas y los tratamientos y por su parte, los profesionales sanitarios se sienten mejor con su trabajo.

Un ejemplo: la experiencia de los niños y sus padres en urgencias

Como hemos dicho, la experiencia del paciente y de sus familiares engloba todo lo que sucede desde que entran por la puerta de urgencias hasta que salen.

Suele ser una situación estresante para los padres que consultan porque están preocupados por la enfermedad de su hijo. En este contexto, los profesionales sanitarios deben intentar que todo el proceso sea vivido de la mejor manera posible y por ello se deben tener en cuenta muchos factores como por ejemplo:

  • Las emociones de los padres (que a menudo están angustiados por la enfermedad de su hijo).
  • Las emociones de los niños (a menudo asustados y desconfiados).
  • El entorno (salas de espera, boxes donde se hace la visita, ...).
  • Los tiempos de espera (antes de la visita, durante las exploraciones, antes de ser dados de alta).
  • La comunicación entre la familia y los profesionales (como se da la información de la enfermedad y las indicaciones de tratamiento).
  • La participación de la familia en la toma de decisiones y en el cuidado de los enfermos.

En resumen, hacer una medicina centrada en el paciente y su familia debe ser el objetivo de las instituciones sanitarias y todos los profesionales deben esforzarse para conseguir una experiencia del paciente y de su familia positiva. Evidentemente no se trata de hacer una medicina a la carta del paciente, sino de acompañar a los enfermos y sus familias en el proceso sanitario, haciéndoles participar y tomando las decisiones conjuntamente.

Artículo escrito por:

Cristina Parra. Pediatra del Hospital Sant Joan de Déu Barcelona.

Carlos Luaces. Jefe de Urgencias Pediátricas del Hospital Sant Joan de Déu Barcelona.

Comparte