• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Medicamentos líquidos y en pastilla: cómo dárselos a tus hijos

24/08/2015

Hacer que tus hijos se tomen su medicamento puede suponer un trastorno para ti. No te preocupes. Es un problema bastante habitual, sobre todo cuando se les tiene que dar una pastilla, ya que muchos niños suelen tener dificultad para tragárselas.

Hay varias causas como por ejemplo su etapa de desarrollo, el miedo, la ansiedad o la intolerancia a ciertos sabores desagradables. Los más pequeños pueden no saber cómo controlar la boca o la garganta para ingerirlas. También puede deberse al hecho de que las asocian con experiencias médicas traumáticas o con enfermedades que han sufrido. 

Por esta razón, las pastillas se han sustituido progresivamente por medicamentos líquidos, cuya administración suele ser más sencilla (aunque no siempre) porque son más fáciles de tragar que las píldoras, pero deben usarse de manera adecuada.

En este artículo, te ofrecemos consejos a la hora de darle a tus hijos medicamentos líquidos, y sobre todo, para ayudarles a tomar pastillas, porque aunque sean cada vez menos utilizadas, a veces es necesario recurrir a ellas.

Cómo usar correctamente los medicamentos líquidos

  • Utiliza el gotero, la jeringa, la copita o la cuchara dosificadora que viene con el medicamento. Si éste no tiene dispositivo con el que medir, habla con tu médico o farmacéutico y que te indique cómo calcular la dosis que has de darle a tus hijos.
  • Asegúrate de usar las líneas y los números de estos dosificadores para medir la cantidad correcta. O pídele a tu médico o farmacéutico que te marque esta línea si no estás seguro.
  • No utilices nunca cucharas, cucharitas u otras herramientas domésticas que no te permitan medir exactamente la cantidad suministrada. 
  • Es muy importante que tus hijos se tomen la dosis exacta. Muchos padres dan a los niños demasiado medicamento. Esto puede ser muy peligroso y, además, no les ayudará a mejorar más rápido. 
  • En el caso de que el dispositivo dosificador sea una jeringa, no coloques el medicamento bien adentro de la garganta ya que esto podría causar atragantamiento. Gotea el medicamento suavemente entre la lengua y el lateral de la boca de tu hijo. De esta manera le facilitarás que lo trague.

Qué hacer para que tu hijo se tome las pastillas

¿Cuál es la mejor manera de enseñar a tus hijos a tomar una pastilla? Tienes a tu alcance diversas técnicas, consejos y trucos que te explicamos a continuación. 

  • Es importante que lo entrenes en la técnica de tomar pastillas antes de que las necesite realmente. ¡Un niño enfermo no es un estudiante aplicado!
  • Habla con tu hijo sobre el medicamento y explícale por qué es bueno para él.
  • Sé paciente y ten una actitud positiva.
  • Un artículo publicado recientemente en la revista Pediatrics ofrece algunas técnicas que se han demostrado exitosas, como por ejemplo el entrenamiento con cinco posturas de cabeza durante dos semanas que sirvió a los niños para poder tragarse las pastillas con más facilidad.
  • Otras veces es suficiente con que mezcles la pastilla con comidas semisólidas como tartas o yogur, con lo que las podrán ingerir de una manera más fácil. 

Una técnica de aprendizaje: el uso de caramelos

Una técnica efectiva puede ser la de acostumbrar a tus hijos poco a poco con un entrenamiento a base de caramelos hasta que acaben comiéndose una pastilla. Pueden empezar por tragar pequeños caramelos de los que se utilizan para decorar pasteles o helados (bolitas o adornos de azúcar) y progresar con tamaños cada vez mayores, hasta llegar al equivalente a un Tic Tac. 

Comienza poniéndole uno de los caramelos pequeños en su lengua y dándole un vaso de agua. Cuando haya conseguido comerse cuatro o cinco, pasa al tamaño más grande, y así sucesivamente. Limita cada ejercicio a unos 10 minutos y no te olvides de dosificar la cantidad de caramelo que se comen. 

Las pastillas también tienen sus beneficios

Las pastillas infantiles cada vez se utilizan menos en beneficio de los medicamentos líquidos, aunque también tienen sus ventajas.

Muchos de los medicamentos líquidos, como los antibióticos, tienen un gusto desagradable, mientras que las pastillas no tienen sabor. Además, con ellas es más fácil controlar que damos la dosis adecuada y son más operativas si nos vamos de viaje porque no tienen que estar refrigeradas. Con todos estos trucos que te hemos ofrecido, podrás conseguir que para tus hijos no sea un problema tomárselas.

Acceso a las fuentes de consulta:

El uso de los medicamentos líquidos. Healthy Children. [Fecha de consulta: 15/05/2015]

Intervenciones ayudan a los niños a tragar pastillas con facilidad. Healthy Children. [Fecha de consulta: 15/05/2015]

Los niños pueden aprender a tragar pastillas. Intramed. [Fecha de consulta: 15/05/2015]

Cómo ayudar a los niños a aprender a tragar pastillas. eHow en español. [Fecha de consulta: 15/05/2015]

 

Comparte